El alcalde avanzó ayer que el contrato de recogida de la basura "vai ser superior" porque también el espacio urbano es mayor.

"A cidade medrou e ten máis espazo públicos, zonas verde...", recordó.

Esta mejora no implicará, señaló Lores, una subida en el recibo, sino que la intención es que incluso se pueda bajar donde hay kilómetro cero en la recogida o donde se reutilizan los residuos orgánicos. "Non temos intención de subir o recibo do lixo", confirmó.

En esta línea recordó los pasos dados con el Plan Revitaliza de compostaje puesto en marcha a través de la Deputación de Pontevedra. "A recuperación dos biorresiduos ten que estar recollida no contrato. Hay que reorganizar", afirmó el alcalde.

Sobre todo, el gobierno local tiene la vista puesta en los grandes productores: hospitales, supermercados, instituciones... "Só no composteiro do Príncipe Felipe se recolle o equivalente ao xerado por 3.000 persoas", señaló.

"Coa auga intentaremos que quen consuma máis, pague máis. Co lixo tamén hai que equilibralo", consideró.