Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El meollo

El gastromercado

Jornada inaugural del "gastroespazo" de O Mercado. // G. Santos

Jornada inaugural del "gastroespazo" de O Mercado. // G. Santos

El rimbombante Espazo Gastronómico Sostenible o Gastromercado que ocupa la parta alta de la Plaza de Abastos registró el día de su inauguración una calurosa acogida. La vetusta calle de César Boente nunca había tenido tanto trasiego, gente va y gente viene, desde tiempo inmemorial.

Nadie quiso perderse tan fausto acontecimiento y la ciudad se dividió entre quienes pudieron acceder y quienes no consiguieron asistir a su puesta de largo. Incluso funcionó la picaresca para bordear el control de entrada al recinto por el acceso directo desde el parking subterráneo, práctica solo reservada en esta ciudad para los grandes acontecimientos.

El caso fue que el efecto llamada del Gastromercado resultó un éxito total, no puede afirmarse que contra todo pronóstico, pero si puede decirse que frente al recelo mostrado por buena parte del sector hostelero, que solo ocupó la mitad de los puestos disponibles. De hecho costó Dios y ayuda al Ayuntamiento poner en marcha el proyecto, hasta el punto de que tardó varios años en materializarlo, tras pasar por las responsabilidades sucesivas de las concejalas Carlota Román, Anabel Gulias y Gloria Blanco.

El debate abierto sobre su viabilidad económica, tanto en el ámbito empresarial como en el ciudadano, sigue sobre el tapete y la masiva afluencia de estos días puede convertirse en un mero espejismo dentro de no mucho tiempo. Eso está por ver y cae en el ámbito de la adivinación.

Pero lo cierto y verdad es que el éxito del Gastromercado de Pontevedra contrasta con el fracaso de los dos gastromercados de Vigo: el Progreso, abierto en 2016, y O Berbés, abierto en 2018. FARO acaba de constatar que los negocios ubicados en ambos recintos agonizan lentamente y sus posibilidades de salir a flote parecen muy escasas. Muchos emprendedores ya tiraron la toalla y echaron el cierre a sus locales tras asumir la dura realidad. De modo que cuando las barbas de tu vecino veas pelar?..

Con carácter general podría decirse que con los gastromercados puede ocurrir o está ocurriendo ya en toda España algo parecido a lo que sucedió o sucede con los centros comerciales, salvando las distancias. Su pervivencia o su muerte en cada caso concreto, depende de circunstancias muy variadas. Algunas bien previsibles y nada inescrutables, pero otras no tanto. Ahí está precisamente El Meollo de la cuestión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats