El vicepresidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, y la alcaldesa en funciones de Meis, Araceli Maquieira, sellaron ayer en la casa consistorial meisina un nuevo paso para que el parque acuático de Penente sea el año próximo una realidad. Ambos dirigentes firmaron el convenio de colaboración en virtud del cual la Xunta de Galicia aportará 100.000 euros para la construcción de una estación de bombeo en el entorno del Penente.

La obra es imprescindible para que entre en funcionamiento el "acuapark", y aunque la Xunta ya se había comprometido verbalmente antes de las pasadas elecciones municipales a aportar un tercio de la financiación, faltaba ratificar por escrito ese acuerdo.

Ese paso se dio ayer, con la firma del convenio entre Rueda y Maquiera. La obra cuesta en su conjunto unos 310.000 euros, y la Xunta aporta 100.000. El resto saldrá de las arcas del Concello.

El bombeo no solo dará servicio al parque acuático, sino también a varios núcleos habitados próximos, que verán de este modo mejorado su servicio de saneamiento. El proyecto incluye, entre otros trabajos, la instalación de un pozo de bombeo y de una canalización de impulsión.

El representante de la Xunta recordó que la administración autonómica cuenta con varias líneas de financiación para apoyar los proyectos de los concellos, y que de hecho respaldó recientemente la ampliación y rehabilitación del parque infantil del Campo da Feira, también en Meis, así como otras obras de saneamiento de menor importe, pero igual relevancia.

Los permisos

Los promotores del parque acuático ya cuentan con todos los permisos para llevar a cabo los trabajos.

Su previsión es que la instalación de ocio esté lista para el verano de 2020, lo que podría significar un tirón de primer nivel para el turismo en la comarca.