Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Decomisan 53 kilos de almejas a dos furtivos en As Corbaceiras

El Servizo de Gardacostas y la Policía Autonómica desarrollaron el operativo - Se teme que los moluscos fuesen para la hostelería

Parte de los equipos de submarinismo incautados. // S. Gardacostas de P.

Parte de los equipos de submarinismo incautados. // S. Gardacostas de P.

El Servizo de Gardacostas de Pontevedra y la Policía Autonómica decomisaron 53,3 kilos de almejas en un operativo desarrollado en la ciudad del Lérez. Los agentes intervinieron el molusco a dos furtivos cuando éstos estaban ya en el muelle de As Corbaceiras, en el entorno del Gremio de Mareantes.

En el operativo también se les incautó a los furtivos una embarcación neumática tipo zódiac con un motor fueraborda de 9 caballos, así como equipos de submarinismo, caso de un traje de neopreno, aletas, botellas etc.

El molusco incautado se encontraba vivo, de modo que la unidad del Servizo de Gardacostas que realizó la intervención decidió devolver las almejas al mar en el banco marisquero de Placeres, en Lourizán, de donde se supone que procedían.

Los furtivos recibirán una sanción administrativa y, en caso de reincidir, se enfrentarán a una posible denuncia de la administración.

Dado que las almejas estaban vivas no se analizaron. En otras circunstancias, por ejemplo si la incautación se hubiese producido en el interior de un vehículo, se aplicaría otro protocolo que incluye la obtención de muestras para el análisis del molusco.

En el caso de que los niveles de toxinas presentes en las muestras superasen los índices permitidos, los furtivos se enfrentan a la posibilidad de ser acusados de un delito contra la salud pública.

Lo recordaba ayer la administración coincidiendo con el operativo del Servizo de Gardacostas y la Policía Autonómica. Y es que el elevado número de kilos decomisados hace sospechar que la almeja tuviese como destino uno o varios bares o restaurantes.

Riesgo para la salud

"Es muy importante que todos tomemos conciencia de que no se pueden comprar estos productos fuera de los cauces habituales de alimentación por el gran riesgo para la salud que suponen", indican los responsables del operativo.

Recuerdan que la depuración es crucial para garantizar la seguridad alimentaria de los moluscos que consumimos y que es peligroso ingerirlos fuera de los canales normales de alimentación ya que el no depurado (salvo el procedente de zonas calificadas como A) puede contener altas concentraciones de bacterias patógenas.

A mayores de la posible alerta sanitaria que podría provocarse, los responsables del Servizo de Gardacostas de Pontevedra recuerdan que el furtivismo "causa grave perjuicio a la extracción legal".

De hecho, además de la vigilancia, salvamento y protección en las aguas gallegas, este departamento de la administración tiene entre sus principales cometidos la lucha contra esta lacra "y contra los que ejercen de un modo ilegal la competencia desleal a los miles de profesionales que viven de la actividad marisquera y pesquera en Galicia".

Compartir el artículo

stats