La Policía Local de Poio investiga a un conductor por un presunto delito contra la seguridad vial por conducir bajo la influencia de sustancias tóxicas o estupefacientes. Además se le acusa de causar dos accidentes continuados, uno en la calle Echegaray de Pontevedra y otro en la rotonda de A Barca, en Poio. Los agentes comprobaron que esta persona dio positivo en la prueba de drogas, "con signos evidentes de estar bajo sus efectos", por lo que han remitido las diligencias al juzgado.

El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, ha remitido una instrucción para que los agentes de la Policía Local puedan realizar desde el viernes pasado un examen a conductores que muestren síntomas de haber consumido drogas, como el análisis de la pupila o de capacidad de reacción y percepción, así como a grabarlos para dar constancia de los síntomas descritos. También ha remitido un oficio para que se investigue la utilización del teléfono móvil en relación con los accidentes de circulación, como las llamadas que se hayan realizado previas al siniestro.