Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La revolución de volver a lo antiguo y Los jóvenes lideran las compras al peso y son los primeros que llevan sus propios envases

Comprar a granel, la lucha contra el plástico

El movimiento "Zero Waste" suma cada vez más seguidores gracias a internet y en los últimos años varios empresarios de Pontevedra han apostado por este modo de compra con varios establecimientos en la ciudad

El movimiento "Zero Waste", o cero residuos, reúne cada vez más seguidores. Son personas que se preocupan por el futuro del planeta y que rechazan el sistema de compra actual que se reduce a comprar, usar y tirar, y quiere ir más allá, consumiendo con conciencia y sin plástico. Comprar a granel no es algo que se haya inventado ahora, se ha hecho así toda la vida. Pero la industrialización trajo el plástico y lo que en un primer momento parecía evolución se ha convertido en el contaminante de mayor dimensión del planeta. Por ello desde hace años un movimiento social anima a intentar reducir el plástico a través de la compra de productos no envasados.

Hoy día ya nadie se extraña al ver a alguien en una frutería comprando con bolsas de tela y son cada vez más los establecimientos y supermercados que permiten llevar tu propio envase para comprar carne o pescado.

Sin embargo, a la hora de trasladar este consumo a otros ámbitos parece más difícil y aunque internet facilita la tarea, en la ciudad de Pontevedra cada vez son más las diferentes tiendas que ofrecen la posibilidad de comprar productos a granel.

Una de las mas innovadoras es Saponina, que abrió en el paseo de Colón hace dos años para ofrecer detergentes y jabones a granel, sostenibles y biodegradables. En su local se vende lavavajillas, detergentes, suavizantes, fregasuelos, limpiabaños, champús, gel y hasta mascarillas. Todo tipo de producto de limpieza, para la ropa, la casa y la higiene personal. "La idea es comprar la cantidad que se necesite trayendo envases propios. Queremos concienciar y no estar comprando y tirando continuamente, buscamos alternativas a reducir, reutilizar y lo último es reciclar", abandera la dueña del negocio, Natalia Piñón.

Abrió el local buscando una salida laboral y se convirtió en una de las primeras tiendas en Galicia de este tipo. Por ser de las primeras tiendas tiene clientes que vienen desde A Guarda, Pontedeume o Padrón, porque aún son pocas las opciones para comprar así y "quien tiene interés por este tipo de productos se desplaza".

Un cambio de conciencia

Piñón observa que en estos dos años ha habido un gran cambio de mentalidad y ahora es mucha más la gente que se preocupa por su consumo y "es raro el día que no viene una persona por primera vez a informarse y comprar o volver más tarde". Pero el principio fue más duro. Aún así, sigue convencida de que "este tipo de negocios es el futuro".

El procedimiento es sencillo. Hay cajas de 15 kilos con diferentes productos, en polvo o líquidos. La idea es que cada uno traiga su envase, de detergentes anteriores, por ejemplo, y se sirva lo que necesite, que se le pesará y etiquetará en el envase.

Piñón tiene algunos envases a la venta, pero ofrece antes otros que le van donando los clientes para que sean reutilizados. Los precios son variables y puede ser desde 2,75 euros un kilo de suavizante a 3,70 el kilo de detergente en polvo. Además de este tiene otros productos por unidades que vienen a sustituir plásticos, como cepillos de dientes de bambú, desodorante en crema, pasta de dientes en barra o esponjas de luffa.

Otra opción para comprar higiene personal en la ciudad es Pontejabón, en la calle Marquesa. Desde 2012 la propietaria, Nanda Castro, observa al igual que Piñón un gran cambio en los últimos dos años de la población pontevedresa en cuanto a concienciación que se tiene sobre la problemática del plástico, el consumo y el cambio climático.

Volver a la pastilla de jabón

"Es cierto que siempre hubo un perfil que sí tenía mucha idea de no contaminar o de reutilización de envases. Pero el grueso de la gente no. En cambio, ahora se están cambiando las tornas, la mayoría de la gente sí que está concienciada en no usar envases de plástico y hay una menor parte que todavía no ha entrado en esa filosofía y piensa que por un envase no pasa nada", expresa.

En su tienda vende sin envases jabones naturales al corte, bombas de baño y champús sólidos, estos últimos envueltos con un fino film, según la vendedora por motivos de "legislación comercial". Aún así este último producto que se libra de un envase de plástico es el más reclamado en los últimos tiempos. "No es algo que suene tanto, lo hemos tenido desde siempre, en cambio no se vendía mucho, pero desde hace un año y medio es un boom, tanto que el artesano no da abasto a fabricar", explica apuntando a las redes sociales como gran agitador del movimiento sin plástico. Igualmente, cada vez más gente compra jabón al corte y reniega de los envases.

El mismo cambio observa con las bolsas que ofrecen. "El mismo cliente que antes nos pedía bolsa de plástico, ya que siempre hemos tenido de cartón, ahora las rechaza cuando las ofrecemos y viene con bolsa de tela".

Compartir el artículo

stats