Los comercios apuntan que en los dos últimos años han observado en la ciudad de Pontevedra una mayor conciencia medioambiental.