Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los socorristas advierten del riesgo del mar tras tener que rescatar a dos menores en A Lanzada

El jueves fueron auxiliados los dos niños que fueron arrastrados la corriente mientas hacían bodyboard -Algunas bañistas discuten la bandera roja -El municipio tiene 74 vigilantes

Los dos socorristas que actuaron en A Lanzada, ayer en Foxos. // FdV

Los dos socorristas que actuaron en A Lanzada, ayer en Foxos. // FdV

El Servicio de emergencias del municipio de Sanxenxo vivió el pasado jueves una jornada intensa en la que tuvieron que rescatar a dos menores que practicaban bodyboard cuando se los llevó la corriente en la playa de A Lanzada. Hubo también un segundo caso en Montalvo.

En el rescate de A Lanzada participaron dos socorristas de Sanxenxo, uno del Grove y un surfista experimentado, ya que la zona era de rocas y muy peligrosa. Aunque en el momento del rescate la bandera era roja y prohibía el baño, pero no se sabe si los menores entraron al agua con la bandera amarilla que había anteriormente y que se cambió por el fuerte oleaje.

Antonio Folgada, responsable del Servizo Municipal de Emerxencias de Sanxenxo insiste en que fue una gran imprudencia puesto que no eran deportistas experimentados y, además, eran menores de edad, además de apelar a la responsabilidad de los padres.

Por ello, desde este servicio se alerta una vez más de los riesgos del mar y se emplaza a los bañistas a extremar la precaución en todo momento y atender las advertencias de los efectivos de vigilancia.

Sanxenxo cuenta actualmente con un total de 74 socorristas entre acuáticos, terrestres o sanitarios. Desde el servicio informan de que, como mínimo, siempre hay dos socorristas acuáticos en cada playa siendo 3 o 4 en el caso de las playas de mayor tamaño como Montalvo, que es la que más refuerzos tiene.

Además en circunstancias adversas de fuerte oleaje se refuerza el número de socorristas para tener un mayor control sobre los bañistas y afrontar posibles incidentes.

Bandera amarilla o roja

Los socorristas son los responsables de identificar el estado de las aguas para colocar las banderas verdes, amarilla o roja. Aunque no hay una normativa que identifique cuando usar cada color, el funcionamiento es para los socorristas como el de un semáforo. En verde no hay ningún problema de baño, con la bandera amarilla se puede bañar, pero con precaución y con la bandera roja se prohibe el baño.

El cambio de bandera amarilla a roja se mide en condiciones como las corrientes marítimas, el oleaje, el tamaño de las olas, la marea baja o alta o la fuerza del mar son las principales variables que condicionan la necesidad de prohibir el baño.

Además de colocar la bandera los socorristas se encargan de hacer patrullas por la orilla para avisar del riesgo y de sectorizar zonas más peligrosas dentro de una misma playa.

Aunque el de esta semana ha sido el primer incidente de este estilo en este mes, Folgada recuerda que todos los años hay rescates que son fruto de imprudencias y que se pueden evitar.

Admite que no es normal que los bañistas se metan en el agua con bandera roja y centra el problema en los deportistas sin experiencia o en aquellos que entran en el mar sin conocer la playa y analizar la situación del agua.

De todos modos y aunque no fue el caso, recuerda que las empresas que alquilan equipamiento para hacer deporte sin monitores tienen la responsabilidad de informar a sus clientes del estado de las playas y pueden restringir el acceso a un arenal o zona cuando las condiciones no sean las adecuadas, como indica la normativa de la Capitanía Marítima Vigo con condiciones de oleaje o viento.

Por otro lado, aunque los bañistas suelen hacer caso a las banderas, a veces les reprochan a los socorristas el hecho de no poder bañarse y discuten el color de la bandera, un fenómeno que se advierte más entre los propios vecinos del municipio, que conocen las playas que entre os turistas, que suelen ser más precavidos.

Compartir el artículo

stats