La plataforma vecinal de Placeres que rechaza la ampliación de la depuradora, advierte de que el emisario submarino cuyo anteproyecto aprobó ayer el Concello de la Xunta "es la primera fase de ampliación y ya supone la ocupación de facto de terrenos del antiguo campo de fútbol" con la denominada cámara de carga.

De este modo, el colectivo reafirma su rechazo a este emisario, y más aún después de recibir la respuesta a sus "múltiples alegaciones" y conocer las modificaciones introducidas en el proceso de exposición al público, sobre todo en lo que se refiere a la ubicación de esa cámara de carga, la instalación en tierra de la futura canalización submarina.

Los afectados señalan que "sin entrar en los múltiples problemas alegados y las réplicas de la Xunta cómo mero trámite, el punto más conflictivo es la cámara de carga. La Xunta dice que se tuvieron en cuenta las alegaciones y que por eso decidió desplazar esa instalación de la fachada litoral". Pero la plataforma dice que "peor el remedio que la enfermedad porque supone desplazarla a escasos metros de las casas existentes. Esa parte de las alegaciones no debieron leerla subraya el colectivo porque se incidía bastante en la cercanía de las viviendas con la cámara que proyectaban y ahora pretenden construirla pegada a ellas".

Los vecinos ya han sido convocados a una asamblea para el próximo lunes, a las ocho de la tarde, con lo que reanudan antes de tiempo sus movilizaciones contra los proyectos de Augas de Galicia en Placeres. Recuerdan que han mantenido concentraciones en la plaza hasta el pasado 30 de junio y habían decidido suspenderlas hasta septiembre, pero con la respuesta a sus alegaciones, retoman sus reuniones.

La plataforma subraya que el pleno municipal aprobó por unanimidad construir en los terrenos del campo de fútbol el "Parque da Dignidade", pero con este cambio de ubicación de la cámara de cara, "se verá afectado" por el proyecto. Además, reprochan al alcalde, Miguel Fernández Lores, que tras su reciente entrevista con el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "no hubiera manifestado, al menos públicamente, su rechazo a los planteamientos de la Xunta, cuando así fue ratificado por el pleno municipal, que aprobó su rechazo expreso al proyecto del nuevo emisario.