Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Caldas pretende poner coto a las viviendas de uso turístico que no estén dadas de alta

Estiman que el número de este tipo de alojamientos sin declarar supera con creces los 29 registrados por la Xunta - Lamentan la "mala imagen" que pueden dar a los visitantes

Peregrinos en la calle Real de Caldas. // Iñaki Abella

Peregrinos en la calle Real de Caldas. // Iñaki Abella

Caldas está viviendo un repunte turístico gracias al aumento de visitantes y, en especial, por el incremento de peregrinos que llegan a la villa termal realizando el Camino Portugués, lo que está provocando que cada vez abran más hoteles, pensiones y viviendas de uso turístico en el municipio. Precisamente, la proliferación de este último tipo de alojamientos sin registrar en la Xunta ha provocado un malestar en muchos sectores como el hostelero, así como en el propio gobierno local, que los considera como una amenaza de cara a ofertar Caldas como destino turístico de calidad.

El registro autonómico contempla que en la villa termal están dadas de alta 29 viviendas de uso turístico, como inmuebles de una persona particular que lo alquila de manera intermitente y no profesional, y ninguno como apartamento turístico, que a diferencia del anterior, están gestionados por empresas dedicados exclusivamente al alquiler. Si bien, en una primera inspección realizadas en webs especializadas como Booking.com o Airbnb.es, aparecen ofertadas más de 60 viviendas de estas características en Caldas.

La situación de estas viviendas de uso turístico irregulares fue abordada ayer en una reunión entre el alcalde, Juan Manuel Rey, miembros de la Policía Autonómica, de la Policía Local y de la Asociación de Hosteleiros de Caldas. El objetivo es poner freno a este tipo de alojamientos sin declarar y que no pasan sus respectivos permisos y controles por técnicos de Turismo.

"Caldas es un municipio puntero como destino turístico, está en crecimiento gracias a su programa cultural como PortAmérica, las fiestas de agosto, pero también con el incremento del Camino Portugués y no queremos que deje de ser una referencia como destino de calidad", explicaba Rey.

Entre las medidas más inmediatas que tomará el Concello al respecto está trasladar una queja a la Xunta, advirtiendo de la situación en el municipio, al ser la consellería de Cultura y Turismo la responsable de realizar las inspecciones necesarias para dar de alta a las viviendas de uso turístico. Además, se publicará un bando para informar tanto a turistas como a vecinos de las necesidades y exigencias de este tipo de actividades, que tendrán que contar con todos los papeles en regla de la Xunta.

"No se trata de ir contra un medio de vida de los vecinos, pero debemos seguir todos los mismos criterios de calidad, al menos, los exigidos por la ley", recalcaban desde la asociación de hosteleros. Para ello, el Concello ofrecerá, además, asesoramiento gratuito a empresas y particulares para mantener el nivel de calidad en este tipo de establecimientos.

"Acarreo" de peregrinos

"La imagen que le dan algunos pisos a Caldas es muy mala, con quejas de muchos peregrinos", mantienen los hosteleros sobre la base de referencias directas y comentarios en las webs especializadas. Además, en la reunión también se abordaron las situaciones "que empiezan a ser constantes" en las que particulares abordan en la calle a peregrinos para ofrecerle sus alojamientos, con casos incluso de vecinos de concellos limítrofes que se ofrecen a llevarlos en coche.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats