Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuenta atrás para el solsticio

Los pontevedreses renuevan ritos como el de las hierbas de San Juan para una noche en la que arderán 116 hogueras

Las sardinas son este fin de semana el producto estrella en el Mercado de Pontevedra. // Gustavo Santos

Las sardinas son este fin de semana el producto estrella en el Mercado de Pontevedra. // Gustavo Santos

Fuego, agua, madera, tierra y aire. Los cinco elementos están presentes desde hace milenios en los ritos ligados al solsticio de verano, a la cabeza las hogueras que arderán mañana en el centro de la ciudad y en 15 barrios y parroquias que han solicitado autorizaciones para organizar cacharelas.

Salcedo es la parroquia donde más hogueras arderán, un total de 16. Le siguen Mourente con 15 y el centro de la ciudad, que contará con 12, dos de ellas de asociaciones. Completan la relación Lourizán con 9, Tomeza (3), Marcón (9), Bora (10), Santo André de Xeve (5), Verducido (5), Lérez (10), Cerponzóns (7), Campañó (6), Alba (5), Ponte Sampaio (2), y, finalmente, una Monte Porreiro y otra en Santa María de Xeve, ya que en Canicouva no han solicitado permisos.

Seis unidades de emergencia, cuatro de ellas de Bomberos y dos de Protección Civil, supervisarán la celebración de las hogueras, que deben ser comunicadas para que los servicios de emergencia tengan constancia de ellas y, llegado el caso, puedan intervenir con rapidez.

No menos tradicionales que las hogueras son las sardinas, el plato estrella de la noche, y otros ritos como el del cacho. El profesor Amancio Castro, de la Asociación Vaipolorío, explica que se denomina así "a un recipiente con agua, preferiblemente según la tradición agua de siete fuentes, a la que se van añadiendo plantas, las plantas de San Xoán, que son especies típicas que se seleccionan en cada casa, de modo que no es la misma selección en un lugar u otro. Con todo ello se prepara lo que llamamos el cacho, que ha de situarse en el exterior para que le dé el rocío de la noche".

Aquellos que no pueden salir al campo o no disponen de una finca para recoger las plantas pueden hacerse con ramilletes ya elaborados a partir de hierbas medicinales y aromáticas, como los que se venden estos días en las floristerías y en el Mercado.

A 2,50 euros el ramillete (el mismo precio que en años anteriores) fueron ayer uno de los productos más demandados. La profesional al frente de Flores Clara, que hereda el puesto de su madre, explica que "casi siempre son los mismos clientes de un año para otro los que se llevan las hierbas y sí que se piden mucho. Este año como coincide que cuando hay que ponerlo es domingo y no hay Plaza la gente adelanta la compra".

Según la tradición, estas hierbas macerarán durante el solsticio y por la mañana quien se lave con el agua ganará en belleza y también saldrá purificado. Se vinculan tanto a la salud como, muy especialmente, a la protección personal y a la buena suerte. Por algo el dicho: En San Xoán as meigas fuxirán.

Compartir el artículo

stats