| Entre el ajetreo de los exámenes finales, el alumnado del IES de Poio sacó tiempo para mostrar unas enseñanzas que no siempre se enseñan en los libros de textos. Y es que los jóvenes han mostrado su compromiso con los valores de la igualdad y con la tradición popular. Los alumnos de 3º y 4º de ESO realizaron un graffiti en un muro de la entrada del centro en el que hicieron alusión a la lacra social que es la violencia contra las mujeres. Coordinados por Susana, una de las profesoras de Plástica del centro, hicieron bocetos de creación propia sobre esta temática para dejarla plasmada en un muro de 25 metros que ayer era visitado por la concejala de Igualdade en funciones, Rosa Fernández. Además, los de 2º de ESO participaron en el taller de oficios antiguos, donde aprendieron las labores de alabardeiro con un taller práctico realizado con piel.