El delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís, destacó ayer los más de 3 millones de euros que la Consellería de Economía, Empleo e Industria destinará este año a los ayuntamientos de la provincia de Pontevedra para apoyar el empleo local favoreciendo la contratación de 255 despedidos.

Los apoyos concedidos este año para la contratación de personas perceptoras de la Renta de Inclusión Social de Galicia (Risga) en los ayuntamientos de la comarca de Pontevedra y en el ayuntamiento de Marín permitirá contratar a 35 desempleados con una ayuda de casi 432.600 euros. En concreto, Cerdedo-Cotobade, Vilaboa, A Lama, Poio y Ponte Caldelas podrán contratar cada uno a 5 personas, mientras Marín contará con 10 beneficiados. Estos trabajadores se destinarán a trabajos relacionados con la construcción, así como la oficinas y despachos.

Tal y como explicó el delegado territorial de la Xunta en Pontevedra, la administración autonómica invierte este año 7,6 millones, un 3,6% más que en 2018, para contratar la 670 parados en 194 localidades, teniendo preferencia aquellos que hayan asignado un proyecto de inserción de carácter laboral, los mayores de 45 años y los que tengan cargas familiares. La novedad más importante este año es que la duración de los contratos se amplía de 7 a 9 meses. Además, la ayuda media concedida por trabajador aumenta en un 35,4%, sobre 3.000 euros más, llegando a los 11.467 euros.

La iniciativa se enmarca en la apuesta de la Xunta por el empleo inclusivo.