"Con seguridad la lluvia va a restar mucha afluencia, pero haremos todo lo posible por salir". La portavoz de la cofradía del Mayor Dolor se pronunciaba así apenas una hora antes de la hora prevista para el inicio de la procesión del Miércoles Santo, tradicionalmente protagonizada por las penitentes de la ciudad.

No obstante, el mal tiempo se mantuvo y, en previsión de que no diese tregua durante las siguientes dos horas, el Mayor Dolor decidió suspender el desfile.

Fue sustituido por un traslado en el interior de la basílica, donde se ofició la misa en la que participaron las cofrades del Mayor Dolor, así como representantes de otras agrupaciones penitenciales de la ciudad.

Se expuso ante los fieles el paso de la Virgen de la Soledad, que cada año acompañan las cofrades en su desfile por el centro histórico, para que pudiese ser venerada por los fieles al menos en el interior del templo.

Esta primera suspensión no ha hecho sino incrementar la preocupación de la Junta Coordinadora de Semana Santa, que teme que los chaparrones afecten a partir de hoy a las dos grandes procesiones de la Semana Santa, en las que participan la totalidad de imágenes y cofradías de la ciudad.

Nueva imagen procesional

Ilusiona especialmente el desfile de esta noche, la tradicional procesión de Los Pasos en la que los pequeños de la cofradía del Amor Hermoso estrenarán paso. Es una plataforma ricamente decorada adquirida en Chiclana, en Jerez de la Frontera, y sobre la que se situará la nueva imagen de la ciudad, la Virgen de los Niños.

Se trata de una imagen de aproximadamente 1,20 metros realizada partir de un boceto de la cofradía con sede en la iglesia parroquial de San José, una talla que lleva "corona y lágrimas de cristal", avanzan los representantes de la agrupación penitencial.

Los niños desfilarán dentro de las filas del Amor Hermoso acompañando a su propio paso, mientras que mañana está previsto que flanqueen a la talla del Cristo Crucificado.