Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las adolescentes despuntan en consumo de alcohol y tabaco mientras que ellos lo hacen con el cannabis

Más de 3.000 estudiantes de Secundaria y FP de Pontevedra participan en el Plan Municipal de Prevención de Conductas Adictivas -Un 70% de los estudiantes ha tomado una copa o similar alguna vez en su vida

Jóvenes de botellón en la calle en el Día de Peñas. // R. Vázquez

Jóvenes de botellón en la calle en el Día de Peñas. // R. Vázquez

Las jóvenes adolescentes pontevedresas superan a los jóvenes en consumo de sustancias legales adictivas como el alcohol o el tabaco, mientras que en lo que respecta a las ilegales, como el cannabis, son ellos los que despuntan.

Para concienciar sobre el peligro del consumo de todas ellas, el Concello de Pontevedra tiene en marcha un Plan Municipal de Prevención de Conductas Adictivas, en colaboración con la Consellería de Sanidade, que se desarrolla en la ESO y centros de FP. También llega hasta los de Primaria, porque toda previsión se queda siempre corta.

"El programa intenta incluir a todas las personas que están en contacto con los menores, por lo que se hace con los padres, a través de escuelas de familia, y en talleres en centros educativos", explica Patricia González, responsable de la iniciativa desde el Concello de Pontevedra, que puntualiza que, además, se trabaja mucho el tema de las nuevas tecnologías, como causa de adicción.

Participa el 90 por ciento del alumnado del municipio, de los cuales cerca de unos 3.000 son adolescentes.

Para fomentar su participación se hacen concursos en los que los premios son actividades de ocio grupales "diferente a lo que suelen hacer, para que vean que hay otras formas de divertirse en las que no hay móviles ni alcohol", destaca González.

Según los datos que maneja Benestar Social del informe del Plan Nacional de Drogas, el 70 por ciento de los jóvenes pontevedreses declaran haber consumido bebidas alcohólicas en alguna ocasión de su vida y tres de cada cinco, es decir, un 60 por ciento, admite haberlo tomado en el último mes (tomando como referencia la fecha de realización de la encuesta). Esto lo coloca como la sustancia más extendida.

La segunda con más prevalencia es el tabaco. Más de un 33 por ciento de los chavales fumó alguna vez y un 31 por ciento lo hizo durante el último año.

En tercer lugar se sitúa el cannabis. Es la droga más extendida entre los estudiantes de 14 a 18 años y la sustancia ilegal con mayor prevalencia. Aproximadamente uno de cada cuatro, un 25 por ciento, admite haberlo consumido en alguna ocasión, mientras que aquellos que lo tomaron en el último mes representan el 15 por ciento.

Las responsable del plan municipal de prevención señala que en lo que respecta a las dos primeras sustancias, legales, son las chicas las que consumen en mayor medida, especialmente en lo referido a los "atracones" de fin de semana de alcohol.

Por el contrario, son los chavales los que se sienten más atraídos por las que carácter ilegal, como las drogas, sobre todo los "porros".

Los productos o sustancias estimulantes, consumidos sin receta médica con el fin de mejorar el rendimiento en el estudio, son la cuarta sustancia más consumida, con un 24 por ciento de estudiantes que las ha probado.

Del mismo modo, el consumo de hipnosedantes, tranquilizantes o somníferos, con o sin receta, se sitúan en el quinto consumo más elevado de entre las sustancias analizadas ya que el 17 por ciento las probó.

En cuanto a las edades de inicio, el alcohol es la que la tiene más temprana: 14,4 años. El tabaco se sitúa en 14,6 años y el cannabis, en 15,1 años.

Respecto a los más pequeños, de Primaria, que todavía no se han iniciado en el consumo de sustancias adictivas, el plan de prevención municipal trabaja el reforzamiento de la autoestima y la personalidad, así como las actividades de presión de grupo. "Se busca que en el futuro sean firmes y que si quieren decir que no, que lo hagan sin dejarse convencer por los demás", resume González.

Compartir el artículo

stats