Mourente acogerá el próximo fin de semana, 9 y 10 de marzo, la primera edición de la Festa do Caldo Galego desde su declaración como Festa de Interese Turístico y lo hace sin relevo en la organización.

Santiago Laya, presidente de la asociación de vecinos El Castro, organizadora del evento, hacía esta mañana un llamamiento al Concello para que asuma el evento y lo introduzca el próximo año en su programación de carnaval. La exigente normativa a aplicar en los festejos al aire libre y la avanzada edad de los organizadores dificultan la tarea de continuar con una fiesta que este año cumple su 28 edición.

Son necesarias más de 40 personas para la elaboración del Caldo Galego, que se dedican a pelar los 390 kilos de patatas que se utilizarán; a limpiar 920 manojos de grelos y 90 repollos; a picar los casi 300 kilos de carne de ternera y los casi 700 kilos de carne de cerdo. Todas ellas son personas de Mourente que realizan estas tareas de forma altruista desde el mismo viernes.

Para la fiesta en si se instalarán dos grandes carpas con mesas y sillas para que los asistentes se encuentren cómodos en caso de mal tiempo y puedan disfrutar de una taza de caldo, que se comercializará al precio de 2 euros, con cazuela incluida, y que permite repetir las veces que se desee. La cazuela con el cocido tendrá un precio de 5 euros.

Fue Antonio Reguera, presidente de la Orde do Caldo, quien destacó que este año estará dedicado a las mujeres, por lo que las nuevas incorporaciones serán todas femeninas. Así, Maica Larriba, subdelegada del Gobierno; Estíbaliz Palma, comisaria jefe de la Policía Nacional; María José Rodríguez Teso, concejala del PP; María Concepción Pereiro, vicepresidenta de AEMPE y María Jesús Puente, empresaria asturiana recibirán sus capas e ingresarán en Orde do Caldo en un acto que tendrá lugar el sábado día 9, a las 12.00 horas, ante el carballo centenario de la Capilla de Santa Margarita.