La reforma del edificio que albergaba la antigua sede de la Xunta en Pontevedra, en Benito Corbal, costará medio millón más de lo previsto inicialmente debido a las dos modificaciones realizadas sobre el proyecto inicial y que han sido añadidas al expediente administrativo.

Una de ellas no tendrá coste añadido para el proyecto, pero la segunda sí obliga a incrementar el presupuesto de esta obra en 510.000 euros. Según la documentación, el modificado se firmó el pasado noviembre y tenía como objetivo, precisamente, acondicionar y adaptar la tercera y cuarta planta el edificio para su uso. Se trata de los pisos en los que estarán ubicados los 26 despachos y salas que la Xunta pone a disposición de las asociaciones y entidades locales que actualmente no disponen de espacios para desarrollar su actividad. Una iniciativa que ha despertado un gran interés entre los colectivos de la ciudad del Lérez.

Con este modificado, el precio total de la ejecución de la reforma de la sede de Benito Corbal, según se recoge en el expediente, asciende a 4,5 millones de euros, frente al precio inicial que superaba ligeramente los cuatro millones de euros.

Ayer mismo, también se adoptaba un nuevo acuerdo para la ampliación del plazo de ejecución de las obras inicialmente previsto. El contrato fijaba la fecha del 13 de marzo de 2019 para la finalización de los trabajos, pero el acuerdo con fecha de ayer amplía este plazo en un mes, hasta el 12 de abril.

Tal y como informaba la administración autonómica el pasado fin de semana, se finalizó ya la instalación de la cubierta exterior de aluminio.

Añadían que la realización de las obras discurre de forma paralela a la tramitación de las solicitudes de las asociaciones y colectivos que quieren optar a alguno de los 26 locales disponibles en las plantas tercera y cuarta del edificio.

Los interesados tienen de plazo para formalizar su solicitud hasta el 21 de marzo. Estos colectivos ocuparán dos plantas de más de 600 metros cuadrados cada una. La previsión es que, además de los despachos, se habilite una sala de reuniones modulable que podrá ser utilizada por las asociaciones que resulten beneficiarios. Destacaban desde la Xunta que una muestra de la gran expectación generada en los colectivos de Pontevedra por estos locales es el hecho de que, en la visita guiada que se hizo a las obras fuera necesario realizar dos turnos debido al elevado número de asociaciones interesadas en usar estas dependencias para su labor diaria.