Una avería en el suministro de agua afectó en la mañana de ayer a los vecinos de la zona de Mogor, que no dispusieron del servicio hasta pasado el mediodía.

La empresa concesionaria en coordinación con el Concello de Marín se encargó de la reparación del tramo de tubería afectado, situado a la altura del lavadero de Mogor.

Al parecer, el deterioro de la tubería podría ser la causa de la avería, en cuya reparación invirtieron varias horas los operarios encargados de los trabajos. La reposición de la tubería dañada permitió que se pudiera retomar el servicio, alrededor del mediodía.

Por otra parte, la Xunta iniciará hoy los trabajos de mejora de la estabilidad en un talud en la carretera Marín-Rande, en la PO-551, en la parroquia de Mogor, por lo que cerrarán al tráfico el carril izquierdo en el trecho de actuación.

Las obras de acondicionamiento se llevarán a cabo en el tramo comprendido entre los puntos kilométricos 0+820, a la salida de Marín, y el 0+950, cuyo carril izquierdo se cortará hasta el viernes de la próxima semana.

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade ejecuta estas obras de sostenimiento con el objetivo de solucionar los problemas de desprendimientos de material que se producen en invierno en este trecho.

Los trabajos, con un presupuesto de más de 26.000 euros, consistirán en la instalación de pivotes, gunitado de hormigón en una zona puntual y la colocación de una malla de protección.

Los riesgos de desprendimientos en esta zona convertían en peligrosa la circulación por este tramo, motivo por el que la Consellería decide ahora reforzar la seguridad en este trecho de vía.

Las lluvias de las pasadas semanas provocaron más de un susto a los usuarios de esta vía, en la que además del desprendimiento de tierra se produjo el desplome de piedras que pueden resultar peligrosas para los conductores.