En contra de lo anunciado por la Diputación, la calle Pedra do Lagarto continuó ayer cerrada. Este vial se cortó al tráfico el pasado 28 de enero para facilitar la ejecución de las obras de la Ronda Este de Pontevedra, el futuro acceso a Montecelo y Príncipe Felipe desde O Marco. Aunque el pasado jueves, la entidad provincial avanzó que ayer podría restablecerse la circulación, el tramo entre las rúas das Pereiras y das Olivas continuó cerrado.

Este corte obedecen a la instalación de tuberías para los servicios de electricidad, telecomunicaciones, gas, saneamiento y pluviales y se realizan en el punto donde la ronda Este tendrá una glorieta de intersección con Pedra do Lagarto.

Al margen de este corte, en las próximas semanas habrá otros vinculados a la instalación de la red de aguas. Las obras, que según la Diputación se ajustan al calendario previsto, fueron adjudicadas a la empresa Coviastec SL por 1.557.155 euros, cifra a la que hay que añadir 1,4 millones de euros de las expropiaciones de terrenos.