La reunión mantenida el pasado miércoles entre el alcalde de Caldas, Juan Manuel Rey, y el director general de Infraestructuras, José Javier Izquierdo, concluyó con diversos compromisos por parte del ministerio de Fomento para el municipio. Además de la luz verde al arreglo de la barandilla del puente de A Ferrería, se anunció un nuevo estudio informativo para realizar la variante oeste que retire los vehículos pesados del casco urbano. También se presentaron por parte de Fomento el proyecto con el que se construirá la rotonda de la N-550 en Outeiro o el acta de cesión del tramo de la antigua N-640 en Segade para ampliar la finca municipal de Fenosa junto a la cascada.

Según detalló ayer Rey, desde Fomento realizarán un nuevo estudio informativo de la variante oeste que llevará al diseño de cuatro alternativas para ejecutar una infraestructura planteada hace una década, pero que quedó en saco roto ante la falta de consenso en su ejecución. El proyecto cuenta con un presupuesto de 100.000 euros y se espera que antes de 2020 esté redactada.

"Es una infraestructura muy importante para el futuro del Concello y marcará el devenir de los próximos diez años", indicaba el regidor al respecto. En ese sentido, señaló la voluntad del consistorio de colaborar para conseguir con el equipo redactor el máximo consenso posible. "Por los periodos de administración quedará fuera del debate de las elecciones, lo que es positivo para conseguir el consenso", indicó Rey.

En cuanto a las alternativas, el propio regidor indicó desconocer las posibilidades. "Puede enlazar la N-550 con la N-550 o con la N-640, pero no me decanto por ninguna, se valorará en cuanto se conozcan las posibilidades", indicó.

Por otra parte, Fomento inició la acta de cesión del antigua trazado de la N-640 en la entrada de la finca municipal de Segade. Se tratan de 2.123 metros cuadrados que pasarán a ser de titularidad municipal. Aunque todavía no se concretó para que será su uso, que deberá ser estudiado por la arquitecta responsable del plan director, se pretende "dignificar la entrada" a la finca toda vez que para el aparcamiento, el Concello espera conseguir la cesión del terreno de la finca de As Penizas, de titularidad de la comunidad de montes de San Andrés.

En el encuentro, los técnicos también informaron favorablemente del proyecto de construcción de la glorieta de Outeiro en la N-640, una reforma esperada para favorecer la seguridad vial de los vecinos de Bemil, al mismo tiempo que la de los vehículos del parque industrial de empresas como Calvo.

A mayores, el Concello solicitó a Fomento la reversión de los antiguos terrenos de los comuneros de San Andrés en Aboy cerca de la variante norte y que fueron vendidos al Estado en su momento.