Su compañera Ivana entra en detalle al señalar a "un sacerdote que se llama Isaac de Vega encubierto, tapado, por cobardes como el obispo Luis Quinteiro, nuncio, cardenales y demás personas", cuyo comportamiento diferenció de la Iglesia Católica porque "a la Iglesia yo la amo y estoy consagrada a ella, pero los hombres que la forman, empezando por Isaac de Vega, el obispo Luis Quinteiro, el nuncio, el obispo Carlos Osorio y demás personajes que hay en esta iglesia, por desgracia la están ensuciando y están perdiendo la fe de muchas personas; esto es muy duro", lamentó Ivana.

Esta supuesta víctima añadió que "gracias a Dios yo tengo un peritaje que dice que no estoy ni abducida ni coaccionada", y lamenta que "mis padres, por desgracia me han metido en todo esto, en vez de defender a su hija; han elegido a un sacerdote y entre sus tres hijas a una, por dinero, mi madre por desgracia es una alcohólica, una persona con problemas económicos", argumenta.