"Miguel jamás me ha tocado un pelo, lo único que ha hecho es restaurar mi dignidad como persona; es mi mejor amigo", afirmó al salir de la sala, Ivana, una de las supuestas víctimas de abusos y al mismo tiempo acusada de pertenecer a la supuesta organización ilegal.

"Yo he sido abusada antes de llegar a la vida de Miguel y mis padres lo sabían y no hicieron nada, porque fue un familiar y mis padres no hicieron nada", explicó, antes de reiterar que "yo por Miguel jamás he sido abusada, más bien todo lo contrario, porque me ha defendido cuando supo que por una parte familiar fue abusada, me defendió y restauró mi dignidad", aseveró.

Tras la primera sesión del juicio, esta acusada y a la vez víctima subrayó que "confío en la justicia y hoy creía que esto no iba a ser así, pero bueno, vamos a darle un voto de confianza a las magistradas porque esto es muy bestia, hay que darles tiempo para que se sitúen, para que lean con conciencia, porque yo rezo por ellas todos los días en la eucaristía y pido a Dios que les ayuden e ilumine sus mentes y sus corazones, para que vean la verdad y la injusticia, que ellas mismas no se están dando cuenta lo que están permitiendo que un hombre ha estado en la cárcel casi cuatro años injustamente", argumentó esta mujer consagrada a la orden.