Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unas 35 familias esperan por una huerta urbana mientras el Concello reformula el proyecto

Castelao acumula lista de espera y Servicios adjudicará de nuevo las parcelas municipales

La maleza de algunos parcelas amenaza los cultivos. // Rafa Vázquez

Pontevedra dispone de cinco huertas urbanas, tres de ellas gestionadas por la Federación de Vecinos Castelao y la asociación Xuntos y las otras dos directamente por el Concello.

Aunque todas ellas parten de una iniciativa municipal que originalmente buscaba priorizar a las mujeres, preferentemente usuarias del CIM en la concesión, la gestión de esas fincas en los últimos años ha derivado en resultados totalmente diferentes. Mientras las dos parcelas gestionada directamente por la Federación Castelao cuentan con una lista de espera de 37 familias, tanto en la Finca do Conde, situada en Conde Bugallal, como en Monte Porreiro proliferan las parcelas abandonadas y no relevo para su cultivo.

El departamento municipal de Servicios, ahora responsable de las huertas ecológicas tras haber pasado por Igualdade y por Participación Cidadán, es consciente de esta realidad y trabaja desde hace semanas en una reformulación del proyecto que modifique cuestiones como el periodo de concesión, que hasta ahora limitaba a dos años el periodo en el que una familia podía hacer aprovechamiento de la parcela.

El tamaño de las parcelas será otra de las cuestiones que están barajando los técnicos municipales, con el objetivo de conseguir que la productividad que se saque de la parcela sea acorde a los gastos en herramientas que los adjudicatario tienen que hacer.

El gasto en herramientas es el único que las familias tienen que hacer, ya que el Concello se encarga tanto del cierre perimetral como de las tareas de mantenimiento que sean necesarias.

Algo similar ocurre en Monte Porreiro, donde depende de la buena voluntad de los vecinos la conservación de un huerto que nació de la mano de la comunidad educativa de la zona pero que, poco a poco, ha ido cayendo en el olvido.

En la nueva adjudicación el Concello quiere contar de nuevo con los colegios Fina Casalderrey y Marcos da Portela y, de poder ser, con el IES Luis Seoane.

Compartir el artículo

stats