Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jaime Ledesma del Busto: "Buscar los orígenes entre autonomías es ya un problema, estando tan cerca"

"La búsqueda de los orígenes del adoptado debería ser un servicio público y gratuito"

Jaime Ledesma del Busto, ayer, en Pontevedra. // Gustavo Santos

Jaime Ledesma del Busto, ayer, en Pontevedra. // Gustavo Santos

La búsqueda de los orígenes por parte de las personas adoptadas, el modo de hacerlo y los problemas a los que se enfrentan las familias es el asunto que abordó el psicopedagogo y mediador Jaime Ledesma en el segundo Congreso Galego de Adopción, que celebra en Pontevedra la asociación Manaia.

- ¿Cómo se afronta este proceso de búsqueda de los orígenes desde el punto de vista psicológico?

- Puede parecer que se necesitaría mucha terapia antes de iniciar este viaje, para prepararnos y demás, pero para mí es más importante a la vuelta, tanto para la madre biológica como para el adoptado. Hay que tener en cuenta que a la madre biológica se le reabren unas heridas que le habrá costado cerrar durante muchos años, si es que ha llegado a cerrarlas alguna vez, que lo dudo. Para la persona adoptada también es importante la terapia, dado que necesita integrar ahora esa historia en su propia narrativa, en su identidad, y ese es un proceso largo, que si lo haces acompañado siempre será mejor.

- ¿Cuentan los adoptados y las familias con suficiente apoyo en este proceso?

- Ese apoyo es precisamente la función de acompañamiento del mediador, que no hace terapia, pero sí puede detectar problemas y puede indicar la necesidad de parar el proceso, de hacer terapia, de continuar en otro momento... dependiendo de cada situación y cada persona.

- ¿La iniciativa la suele tener el adoptado o la familia?

- El derecho a conocer sus orígenes es siempre del adoptado, no de las familias. Por ley. Otra cosa es que el adoptado decida que su familia le acompañe o no. Además hay muchos adoptados y familias que se lo plantean y no todos lo hacen. Algunos incluso comienzan y cuando ven que hay posibilidades de encontrar su origen les da un poco de vértigo. Piensan: ya sé que puedo hacerlo, ya sé que me podéis ayudar, pero lo dejamos aquí, tengo que decidir si quiero. Y tardan años en llamarnos.

- ¿Los padres biológicos pueden buscar al hijo dado en adopción?

- No tienen ese derecho, según la ley. No tienen derecho a llamar a la puerta de alguien que a lo mejor no tiene esa necesidad de recuperar su pasado en otro momento de su vida. Aunque tampoco se les cierra esa posibilidad. Si acuden a algún lugar a iniciar esa búsqueda se les da la opción de que dejen alguna fotografía, alguna carta en un expediente. Si el adoptado decide en algún momento iniciar el proceso de búsqueda podría tener acceso a ese contacto. Algunas madres biológicas lo han hecho.

- ¿La legislación española cubre las necesidades de los afectados?

- Digamos que vamos creciendo. Toda legislación tiene carencias, siempre hay huecos, pero vamos poco a poco. Hay que tener en cuenta que nos situamos como segundo país del mundo en adopción internacional y el encargo se nos vino muy grande, digamos. No teníamos el camino hecho, de modo que lo hemos tenido que construir sobre la marcha. Pero creo que pese a todo no lo estamos haciendo mal. Al menos avanzamos sin que se nos cierren barreras. Por ejemplo, ahora existe ya la adopción abierta en España. Antes era impensable y también es verdad que existen muchas adopciones abiertas en la práctica sin serlo legalmente. Hay mucho que hacer, pero creo que vamos por el camino correcto.

- ¿Qué queda por hacer?

- Que la búsqueda de orígenes sea un servicio público y gratuito, bien coordinado entre todas las administraciones, por ejemplo. Porque a veces te encuentras una madre de Galicia que dio a luz en Madrid y ahora su hijo vive en Sevilla, y coordinar todo eso entre comunidades autónomas ya es un problema, estando tan cerca.

- ¿Pero las administraciones públicas ayudan o ponen trabas?

- A priori nos apoyan, o tienen buena intención, pero internacionalmente depende mucho del país. Algunos incluso no están de acuerdo con lo que hacemos y no contemplan la búsqueda de orígenes. En general creo que se va abriendo la mente en este asunto, aunque muy, muy despacito. En España depende de las comunidades autónomas, que aunque todas lo apoyen a veces tienen limitaciones por falta de tiempo o de recursos.

Compartir el artículo

stats