Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Me enganché a esto por casualidad"

-¿Cómo empieza uno a engancharse al montañismo? ¿Qué le enganchó a usted?

-Yo me enganché por casualidad, la verdad. Tenía interés por empezar a caminar y mi idea era hacerlo en la playa. Una compañera leyó en el periódico que iban a salir unas actividades del club, recuerdo que era un ruta por la catarata del río Toxa, y empecé a ir. Fuimos un poco por curiosidad y? me encantó, nos quedamos desde ahí.

-Y de aquello a hacerse presidenta ¿Cuánto lleva en el cargo y qué tal la experiencia?

-Empecé este año. La experiencia muy bien. Es mucho trabajo, pero somos un equipo y la gente funciona maravillosamente, aunque sean voluntarios.

-A algún pontevedres al que, como a usted hace 17 años, le apeteciera lanzarse a esto del montañismo ¿Por dónde le diría que empezara? ¿Qué montes recomienda a los primerizos?

-Bueno, yo iría al Morrazo, a la Serra do Suído, al Galiñeiro? Nosotros organizamos rutas a estos sitios de vez en cuando, a partir de primavera sobre todo, porque es cuando el tiempo lo permite. Hace poco hemos ido al Monte Aloya, por ejemplo.

-El hecho de que toda Galicia se caracterice por contar con multitud de picos que, sin embargo, no son excesivamente altos, ¿lo convierte en el mejor sitio para este grupo que se quiera iniciar en su deporte?

-Es bueno para empezar, pero también se puede salir. Tenemos cerca León, los Picos de Europa, aunque no tan cerca... También está Trevinca, en Ourense. Hay que animarse a salir en función de los fines de semana de que se disponga y de la luz. No es lo mismo en invierno que en verano, claro. Pero se puede planificar para salir algún fin de semana: salir el viernes y volver el domingo. Es un poco más duro, porque tiene mucho desplazamientos, pero no te queda otra que hacer el esfuerzo para disfrutar de estos sitios.

Compartir el artículo

stats