Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello reduce la previsión de abonados en las piscinas de Campolongo a 2.500 mensuales

El cálculo anterior era de 3.500 usuarios pero se recorta para el nuevo concurso por "irreal"

Piscinas de Campolongo. // R. V.

Piscinas de Campolongo. // R. V.

El Concello acaba de sacar a exposición pública el estudio de viabilidad de las piscinas de Campolongo, un documento que servirá de base para sacar a concurso la gestión de estas instalaciones, que arrastran una amplia colección de prórrogas irregulares en su adjudicación desde que caducó el contrato en 2010.

Con este plan de viabilidad, el Concello no solo quiere resolver estas anomalías, sino también garantizar una inversión de 3,5 millones para modernizar unas piscinas cuyo estado es motivo de quejas de los usuarios desde hace años.

El plan de viabilidad elaborado por un experto contratado al efecto por el Concello incluye varias novedades con respecto, pero las dos más importantes se refieren a la reducción del plazo de concesión, que baja de 40 a 20 años, sin canon, y, sobre todo, el reajuste del número de abonados previsto. Si en estudios anteriores se llegaba a los 3.500 usuarios mensuales, ahora se opta por un cálculo más prudente y ajustado a la realidad de 2.500 abonados, un 20% menos. El PP ya había advertido, con una alegación al anterior estudio de viabilidad, que la cifra inicial era exagerada, y el gobierno local asume ahora su corrección.

Inversión de 3,5 millones

Este plan de viabilidad es al menos el tercero que se elabora para tratar de adjudicar la gestión y mejora de las piscinas de Campolongo. El documento establece una inversión mínima de 3,5 millones de euros en las instalaciones, dada su antigüedad y mal estado de conservación tras casi 25 años de uso. Por vez primera, el Concello se ofrece a aportar hasta un millón de euros (cerca del 30% del total) para esos trabajos y animar a las empresas, después de que concursos anteriores quedaran desiertos.

Las obras de mejora que debería asumir la futura concesionaria incluyen la ampliación y reforma del sótano, de modo que se cree una sala diáfana, para fitness de más de 500 metros cuadrados, y otras tres salas más entre 118 y 180 metros cuadrados. También se programa un espacio multiusos en la planta de acceso de unos 140 metros cuadrados más. La instalación de un ascensor y escaleras de emergencia desde el sótano a la cubierta son otras previsiones.

No se descarta también actuar en las pistas deportivas al aire libre ubicadas sobre las propias piscinas. Renovar los equipos de climatización, calefacción y depuración, sanear el forjado del techo y sustituir los suelos y paredes de las propias piscinas completarían unas obras que obligarían a mantener cerrado el complejo varios meses (se estima un plazo de ejecución de medio año) si bien aún no está decidido en qué época del año. Todo apunta a que sería en verano por ser el periodo de menos uso.

Compartir el artículo

stats