| Los balcones de la Casa Consistorial y del Pazo Provincial lucieron ayer los colores del arcoíris para visibilizar el Día del Orgullo LGBTI. Por primera vez la Diputación se sumó a esta celebración que quiso ser "un grito en la defensa de la diversidad y la igualdad de todas las personas", recordó la presidenta provincial, Carmela Silva, a la que acompañó en el acto el vicepresidente, César Mosquera, entre otros. Por su parte, la alcaldesa accidental, Carmela Silva, encabezó un despliegue de paraguas multicolores, y recordó que "la diversidad en las sociedades no es un problema, todo lo contrario, la diversidad las hace más democráticas, más justas y más igualitarias".