Superar la ruptura de una relación sentimental siempre es complicado, pero resulta curioso el caso de una vecina de Campañó que tenía a sus exnovios (o en uno de sus casos a sus familiares) como principales víctimas de sus andanzas delictivas.

Al menos así se desprende de una reciente sentencia de la Audiencia Provincial de Pontevedra, Sección Cuarta, que confirma a su vez otra emitida por el juzgado de lo Penal 1 de la capital y que condena a esta pontevedresa a penas que suman tres años de prisión y multas de 1.740 euros como autora de una falta de hurto, un delito de robo con fuerza en casa habitada, dos faltas continuadas de estafa, un robo con fuerza y una falta de apropiación indebida.

Según el fallo, en dos ocasiones en abril del año 2013 la acusada y otro hombre accedieron al interior de la casa y bodega de quien había sido el novio de esta mujer y se llevaron diversos efectos, entre ellos las escrituras de la vivienda, juegos de monedas, un teléfono móvil, dos relojes, el DNI, el pasaporte y esta documentación personal de la víctima. Aprovecharon estos documentos y títulos para, un mes después, concertar a nombre del exnovio de la acusada dos créditos por importe de 200 euros cada uno que la acusada hizo suyos.

En mayo de 2013, señala la sentencia que la acusada volvió a acceder a la finca de su antigua pareja en Campañó y rompió la ventanilla de su coche, haciéndose con diversa documentación y tres tarjetas bancarias con las que retiró 330 euros en distintos cajeros.

Se apropió de un coche

Además, señala la sentencia que la acusada era la usuaria habitual de un vehículo Citroën propiedad del padre de quien entonces era su nueva pareja sentimental. Cuando se rompió la relación entre ambos, la acusada continuó utilizando el vehículo y dado que al dueño (padre del exnovio de la procesada) le estaban llegando multas de tráfico cometidas por el referido coche, este le solicitó encarecidamente que le devolviese del turismo. Sin embargo, según el fallo, ella se quedó con el utilitario.

La sentencia también impone una pena de dos años para el varón que acompañó a esta mujer en uno de los robos en el domicilio de su expareja en Campañó. En este caso, la decisión del juzgado de lo Penal no conformó a ninguna de las partes dado que los dos acusados así como las acusaciones particulares presentaron recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, pero el tribunal acaba de confirmar el fallo impuesto en su día que incluye la indemnización a las víctimas por los perjuicios causados.