La familia de Lupe Jiménez quiere que el presunto asesino de esta mujer, su marido José Luis Cortiñas, sea juzgado en la Audiencia Provincial de Pontevedra. La Sociedad Gitana en Galicia, que brinda apoyo a la familia de esta mujer de Vilaboa para personarse en la causa, anunció ayer que el abogado Víctor Bouzas será el encargado de ejercer la acusación particular en nombre de los familiares e hijos de Lupe Jiménez.

Según explican, ya han solicitado ante la Justicia que el juzgado de Lugo que actualmente instruye el caso se inhiba en favor de uno de Pontevedra (en concreto podría tratarse de alguno de los Cangas, a quien corresponde el partido judicial de Vilaboa) para que el caso acabe siendo juzgado en la Audiencia. Consideran que existen "muchas posibilidades" de que el caso acabe siendo juzgado en Pontevedra dado que "Lupe llevaba ya cuatro meses residiendo con su familia en Vilaboa" tras dejar el domicilio conyugal y a su marido en Lugo. Además, señalan que el mismo día de su fallecimiento la familia de Lupe presentó una denuncia en la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra por secuestro, al asegurar que su marido, José Cortiñas, se la había llevado contra su voluntad. Por lo tanto, consideran que el primer delito que se produjo ese día, previo al homicidio, fue el secuestro de la mujer.

La Sociedad Gitana explica que Víctor Bouzas solicitará "como mínimo" una pena de prisión de 25 años por cada uno de los asesinatos con alevosía (Lupe estaba embarazada) y una orden de alejamiento del territorio gallego del acusado de 25 años una vez que salga de prisión". Adelantan que también pedirán una indemnización importante para los seis hijos que deja Lupe Jiménez, cinco de ellos menores de edad.

La Sociedad Gitana explica que en las reuniones que la hija de Lupe mantuvo con representantes de las más altas instituciones gallegas incluyó entre sus reinvindicaciones la posibilidad de que el juicio se pudiera celebrar en Pontevedra, por lo que creen que "tal solicitud podrá ser aceptada en los próximos días".