Una denuncia vecinal permitió al Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) imputar a un pontevedrés, que responde a las iniciales E. L. H. B., un presunto delito de maltrato animal por las malas condiciones higiénicas y sanitarias en las que mantenía a dos animales en una finca cerrada de Salcedo. De hecho, uno de los perros fue hallado muerto por los agentes debido a este estado de abandono y a otro le intentan salvar la vida en el refugio de animales de Os Palleiros.

La investigación se abrió con esta denuncia de un particular a través de la Oficina de Atención al Ciudadano de la Guardia Civil. Una patrulla del Seprona se acercó el martes al lugar de Almuiña, en Salcedo, y verificó los hechos denunciados. Los agentes se encontraron con una finca cerrada por una valla en todo su perímetro y con un galpón en el interior de la misma en la que observaron un perro muerto que estaba atado con una cadena y en unas condiciones higiénicas y sanitarias "deplorables". Los agentes consideran que consecuencia de las mismas y de la aparente situación de abandono fue la muerte del animal.

El Seprona realizó las gestiones pertinentes para la averiguación de quien pudiera ser el dueño de los animales, logrando identificar a la persona que finalmente fue imputada. Esa misma tarde del martes los agentes se trasladaron al lugar con el imputado para buscar a un segundo perro que hay dentro de la finca y comprobar cuál era su estado de saludo. El animal fue localizado debajo de un vehículo y también se pudo apreciar por parte de los guardias civiles que sus condiciones de higiene y sanitarias son muy deficientes y lamentables. Su cuerpo está cubierto de parásitos (pulgas y garrapatas) que provocaron heridas en la cabeza y las orejas. En el momento en el que se realiza la inspección ninguno de los animales, ni el fallecido ni éste que todavía estaba vivo, tenían a su disposición agua o comida.

Tratamiento veterinario

Los agentes recogieron a este segundo animal y realizaron las gestiones oportunas para entregarlo a la asociación protectora de animales "Os Palleiros" de Pontevedra con el objetivo de que recibiese tratamiento veterinario y procediesen a su custodia. La entrega a esta sociedad pudo realizarse de forma rápida ya que a ello accedió de forma voluntaria el propietario del animal.

Ahora, en el refugio de Campañó están intentando salvar la vida de este perro que se encuentra en muy malas condiciones de salud por su abandono. Según explican desde esta protectora, ayer los veterinarios todavía no se atrevían a asegurar que pudieran salvarle la vida, aunque confían en poder hacerlo.