Los trabajadores de la fábrica de Tafisa confían en que su voz se oiga hoy en la junta de accionistas de la compañía, pues tal como explicaba ayer el presidente del comité, José Manuel Moledo, ese fue el compromiso adquirido por el director de Recursos Humanos y Asuntos Legales, Ángel Robledano, en la reunión mantenida para hablar del expediente de regulación de empleo (ERE) extintivo con el que la empresa sellará el cese de actividad anunciado para su planta de A Reigosa (Ponte Caldelas).

La plantilla inició ayer, coincidiendo con el obligado período de negociación del ERE, una huelga indefinida con el fin de centrar sus esfuerzos en luchar contra un cierre que rechazan ya que sostienen, y así quieren hacérselo ver a la dirección empresarial, que la fábrica pontevedresa es viable.

"Queremos que la junta de accionistas conozca la realidad, que hay una mejoría en la producción y ventas y que sepa del esfuerzo que han hecho los trabajadores para que la planta salga adelante" indicaba José Manuel Moledo, en alusión a que, de prosperar los despidos, todos ellos se irán a la calle con once meses menos de prestación de desempleo. Un paro que han gastado en las regulaciones de empleo que aceptaron para intentar garantizar la continuidad de la factoría, de hecho el último ERE temporal lo firmaron a principios de año con vigencia hasta el 14 de septiembre.

El comité cuestiona las razones económicas, organizativas y productivas aducidas por Tafisa para justificar su decisión de cierre y no entiende el giro inesperado dado por la compañía, ya que el director de la planta pontevedresa les había informado, y ayer lo habría reiterado en la reunión sobre el ERE extintivo, que la fábrica de A Reigosa había iniciado la senda de la recuperación. En cualquier caso han recogido la documentación que avala la decisión empresarial para un análisis detallado de la misma.

El presidente del comité apuntaba ayer que la razón de la, para ellos, inesperada decisión de cerrar A Reigosa no es otra que Tafisa va a aprobar una ampliación de capital y el accionista mayoritario, Belmiro Mendes de Acevedo (presidente del Grupo Sonae) "no quiere fábricas con pérdidas".

La reunión de ayer, celebrada en un despacho de abogados de Vigo, fue la primera toma de contacto del comité y la dirección para hablar del ERE extintivo de la plantilla. Moledo recalca, que hoy por hoy, "nuestro planteamiento no es hablar de la extinción de los contratos si no buscar la viabilidad de la empresa", lo que no es óbice para que se fije un calendario de negociación, cuyos detalles se están perfilando. "Le dijimos eso sí que las reuniones sean en Pontevedra y no en Vigo, porque aquí está la fábrica y aquí estamos nosotros"-

Manifestación

El diálogo sobre el ERE no es óbice para que la plantilla se movilice. En huelga desde ayer, hoy saldrán en manifestación por el centro de la ciudad para defender el mantenimiento de la actividad industrial de A Reigosa y de sus sesenta puestos de trabajo.

La manifestación saldrá a las 20 horas de la plaza de A Ferrería. A ella se sumarán trabajadores de Ence, cuyo comité ha expresado el respaldo de su plantilla a la lucha por el mantenimiento del empleo del personal de Tafisa.