El alcalde Miguel Fernández Lores, cabeza visible del BNG en el municipio, declaró ayer que "estamos moderadamente satisfechos" de los resultados del domingo "comparándolos con los de 2009, únicas elecciones con las que es posible una comparación", dejando así claro que no hay extrapolación posible con la cita municipal de dentro de un año. Lores quiso subrayar además "el auténtico batacazo del PP y del PSOE, al perder entre el 40 y el 50% de los votos que tenían cada uno". Este descenso lo atribuye al "aval de ambos partidos a la UE, cuando los ciudadanos perciben a Europa como una fuente de problemas"

Tras insistir en que "no hay una lectura más local", sí admite que "hay una tendencia al alza" de AGE y Podemos, si bien considera que el apoyo a ambos "obedece a una respuesta contraria a las fuerzas políticas que avalan el sistema, lo que aumenta el apoyo a otras opciones que están en contra de un modelo que nos lleva a la pobreza. Ahí -añade- entra todo lo que se mueva y cuente con altavoces". Lores calificó de "espléndido" que los ciudadanos se inclinen por listas "diferentes a PP y PSOE", pero no comparte que acudan a AGE y Podemos en lugar de apoyar al BNG, que "ha logrado que la ciudad de Rajoy se oponga a las políticas de Rajoy, porque hay que oponerse a ciertas exigencias e imposiciones".

BNG en Galicia

El alcalde no quiso opinar en modo alguno de los resultados de su formación en el resto de Galicia, donde volvió a sufrir un retroceso frente a AGE y Podemos, y en cuanto a los efectos de estos resultados en la política local, Lores dijo no sentirse preocupado por la posible incidencia de ambas alternativas. "Yo seguiré trabajando por el municipio, respetando el pacto de gobierno y todo el mundo tiene la libertad de presentarse y hacer propuestas, aunque yo no las comprenda ni las comparta, ya que puede que no haya nada debajo. En Pontevedra hay 83.000 ciudadanos y yo me dedico a gobernar para la mayoría social".