El origen del primer incendio forestal de la temporada en la comarca del Umia, el que afectó el pasado lunes a la parroquia cuntiense de Troáns, ya está esclarecido. Al parecer, el origen del fuego estuvo en un menor de 16 años que reconoció ser el autor del incendio que provocó jugando con un montón de hojas secas y tras prenderles fuego con un mechero. Al parecer, él mismo lo comunicó a los agentes una vez que se entrevistaron con él en dependencias de la propia Guardia Civil. Los agentes procedieron a la imputación de este adolescente como supuesto autor de un delito de incendio forestal.

El incendio se declaró a las 17.40 horas en el lugar de Guldrigáns. Personados en la zona, los efectivos observaron tres focos distintos. Al lugar se trasladó una motobomba del ayuntamiento de Cuntis, otra de Caldas de Reis con sus respectivos efectivos de Protección Civil, así como cuadrillas de la Xunta, varios coches bomba también de la administración autonómica y agentes forestales.

El incendio afectó finalmente a una masa de monte arbolado y eucalipto de unas cuatro hectáreas aproximadamente. Se emplearon casi tres horas en controlar el fuego que se dio por extinguido a las nueve horas.