Un niño de 13 años resultó herido leve al ser atropellado ayer en Combarro, a la altura del número 11 de la avenida da Costa, cuando se disponía a ayudar a un compañero que camina con muletas. La víctima, vecina de Sanxenxo, viajaba en el coche de la madre, en el que también iba este otro menor, vecino de Poio. Poco después otro suceso similar dejó herida leve a una niña de tres años en Andurique.

El suceso se produjo a la vuelta del colegio, pasadas las 14.30 horas. Cuando la mujer detuvo el coche en Combarro para que se bajase el chico que camina con muletas, su compañero salió del coche para asegurarse de que podía cruzar y que tenía tiempo suficiente para atravesar la vía. Pero tras poner atención en evitar riesgos a su amigo y cuando se disponía de entrar de nuevo en el vehículo, no se percató de la proximidad de otro automóvil que se dirigía hacia él.

El vehículo impactó contra el menor sanxenxino, aunque lo hizo después de frenar varios metros y a baja velocidad. El choque, en todo caso, derribó al niño, que tuvo que ser trasladado al hospital por precaución. Subió a la ambulancia por su propio pie.

Asimismo, pasadas las 17.30 horas, una niña de tres años fue atropellada cuando cruzaba con su madre por un paso de cebra en Andurique. El conductor, según fuentes policiales, se percató tarde de que el semáforo estaba en rojo. Aunque frenó, no detuvo el coche a tiempo. La víctima, M.S.V., vecina de Poio, sufrió heridas leves.