La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra dictará una sentencia condenatoria de dos años de prisión contra los siete acusados (eran ocho pero uno de ellos, el patrón de un buque de Portonovo falleció hace unos días) de un delito de tenencia, tráfico y depósito de explosivos que supuestamente se utilizarían para la pesca y que se desmanteló en la Operación Abuelo de la Guardia Civil. En ella se incautó un verdadero arsenal de dinamita en un zulo de Adina y, en menor medida, en el puerto de Vigo.

Los siete acusados ratificaron el escrito firmado hace una semana en la fiscalía y que adelantó FARO. El fiscal solicitaba inicialmente cinco años de prisión, pero un acuerdo alcanzado en los últimos días permitirá a los acusado eludir la prisión al aceptar dos años de cárcel y no contar con antecedentes policiales.

La Fiscalía presentó acusación contra el armador y el patrón del buque Andreu III de Vigo, Jorge Sobral Abreu y Jorge Sobral Cabaleiro; el armador y el patrón del Nuevo Diego David de Vigo, José Antonio Tizón Ferreira y Diego Tizón Veiga; el patrón del Playa de Portonovo, recientemente fallecido, y un marinero de este buque, Manuel Soto Freitas, y contra un armador de O Morrazo (José Manuel Graña) y el supuesto suministrador de la dinamita, el jubilado de Arbo, José Manuel López Puga.