Los comuneros de San Xulián están convocados a una asamblea general que se celebrará hoy, a las cinco de la tarde en segunda convocatoria, para decidir entre otras cosas si se adhieren al convenio con el Ministerio de Defensa, para alquilar al cuartel de la Brilat los terrenos que viene utilizando el ejército desde hace más de 40 años.

De producirse el acuerdo, como en principio está previsto, tanto esta comunidad como las de Vilaboa, Salcedo y Figueirido podrían firmar en los próximos días el contrato de alquiler con el Ministerio de Defensa, por los próximos 75 años.

En el caso de San Xulián están en debate 18,5 hectáreas de terreno, poco más que en la comunidad de Vilaboa, que se alquilarían en las mismas condiciones que en el resto de parroquias, 1.800 euros por hectárea y año, en un período de 75 anualidades. Así, San Xulián percibiría 33.300 euros anuales por el uso de sus terrenos.

Aunque será la asamblea quien decida, sus representantes prevén que el convenio será aprobado, porque "es ventajoso" para la comunidad y porque así lo han hecho ya el resto de parroquias afectadas. Un resultado contrario al convenio dejaría a San Xulián fuera de este acuerdo con Defensa.

En la asamblea prevista para esta tarde también se expondrá el informe de cuentas y de gestión. La directiva recuerda a los comuneros la importancia de la asistencia a esta reunión por los temas a tratar, como son el convenio con la Brilat y el nuevo Plan de Gestión del Monte, al margen de que la falta de asistencia a tres de asambleas lleva consigo la pérdida da condición de comunero.

San Xulián es la única comunidad afectada por el cuartel de la Brilat que aún no ha aprobado el convenio con Defensa, después de que ya lo hayan hecho las vecinas de Salcedo, Vilaboa y Figueirido. Todos los colectivos firmarán con el Ministerio de Defensa el acuerdo de cesión del monte y el precio de su alquiler previsiblemente el próximo enero. Lo harían antes de que concluya el año -explicaron fuentes de la negociación-, pero tendrán que esperar a que San Xulián se una, o no, al acuerdo que ya han firmado el resto de parroquias afectadas.

El texto aprobado por Salcedo, Vilaboa y Figueirido establece que los comuneros son los propietarios de las 172 hectáreas de monte comunal que viene utilizando Defensa y que cederán al ministerio en régimen de alquiler 72, de las que 30,1 están destinadas al acuartelamiento y 41,9 serán para un campo de maniobras. Por esta cesión las comunidades de montes cobrará un canon anual de 1.800 euros por hectárea a partir del próximo enero.

En el caso de Vilaboa, Defensa solicitó a esta comunidad de montes la cesión de una superficie de 18 hectáreas. Esto supondría unos 32.400 euros a sumar a otros tantos de la comunidad de San Xulián de Marín, los 129.600 euros que deberán pagar por las 72 hectáreas que solicitan a Salcedo y algo más de 11.000 euros por las poco más de 6 hectáreas que ocupa en Figueirido.