Unos 150 trabajadores de Marfrío se afanan desde ayer, y durante los próximos seis días, en la descarga, clasificación y almacenamiento de unas dos mil toneladas de calamar patagónico. El buque Igueldo arribó al puerto de Marín con 1.500 toneladas, pero casi un millar más llegará en los próximos días en otro buque fletado por la empresa marinense. "Ha sido una campaña de mucha pesca, lo que no quiere decir de mucha rentabilidad", como explica el presidente de Marfrío, Pedro Otaegui, ya que las capturas en el mar operan como las cosechas en tierra: a mayor producción menor precio.

Ante la bonanza en la pesquería, Marfrío apuesta por la calidad en el producto, en la distribución y en la presentación al consumidor final, como explica el director general de la empresa, Santiago Montejo. La clasificación y la congelación son "muy cuidadas" en esta productora de ultracongelados del mar, aseguraron sus responsables, durante la presentación de la primera campaña de pesca del año.

El calamar patagónico llega en el Igueldo, o en los otros cinco buques del grupo, en bodegas frigoríficas con una temperatura de 30 grados bajo cero. Tras llegar a puerto, unos 120 trabajadores de las líneas de clasificación de Marfrío, a los que se suman en esta campaña unos 30 trabajadores eventuales, tienen una semana para desembarcar el producto, retirarle el hielo residual, clasificarlo por tamaños y envasarlo en cajas para su posterior distribución. Italia, Francia y otros países europeos son los principales destinos de estos ultracongelados. Pero en los últimos años se han unido otros grandes consumidores, como Japón y otros países asiáticos.

Cada región del mundo tiene sus gustos gastronómicos y por eso Marfrío se afana en clasificar y comercializar el producto de acuerdo con los usos de cada continente.

Marfrío investiga también las diferentes opciones para cocinar y servir sus ultracongelados. Por eso ha iniciado una colaboración con la Escuela de Hostelería Carlos Oroza de Pontevedra, cuyos alumnos han creado un recetario con unas 40 especialidades preparadas con productos Marfrío. Paula García y José Manuel Lampón, estudiantes de esta escuela, prepararon ayer en la cocina del Igueldo algunos de estos platos, con calamares recién llegados de la Patagonia.