El fuego originado en la cocina de una de las casas de la conocida como Colonia Pina causó ayer dos intoxicados por inhalación de humo, que tuvieron que ser trasladados a un centro sanitario de Pontevedra. Las víctimas son los inquilinos de la vivienda (el número 4 de este barrio de Mollabao), un matrimonio de mediana edad, que a última hora de ayer permanecían en observación en el CHOP. El suceso alarmó a toda la manzana y movilizó un amplio despliegue de efectivos de emergencias.

El suceso se produjo poco después de las 14.30 horas. Al parecer, según relataron algunos vecinos, las llamas se habrían iniciado en una estancia de esa vivienda con salida a un patio interior. Las llamas generaron una intensa humareda que emanó por esa zona común y que dañó las medianas situadas a cada lado de la vivienda afectada. Los inquilinos se encontraban en el domicilio en ese momento y resultaron intoxicados por el humo, aunque no tuvieron quemaduras de consideración.

Este accidente doméstico precisó de la participación de diversos cuerpos de emergencias. El 061 trasladó en ambulancia a los dos afectados, mientras que dos dotaciones de bomberos acudieron hasta el lugar para proceder a la extinción de las llamas, así como al posterior aireado del inmueble. El estrecho camino principal de la Colonia Pina obligó a que esos camiones ocupasen parte de la calzada en la calle Rosalía de Castro.

La Policía Local también intervino. Los agentes tuvieron que distribuir el tráfico en esa vía que sirve también de comunicación con Marín. Uno de los carriles quedó inutilizado durante aproximadamente una hora, el tiempo que necesitaron los bomberos para realizar aquellas labores

Susto

Los vecinos de la esta manzana compuesta mayoritariamente por casas adosadas de una sola altura, se alarmaron ante lo sucedido. El humo y la posterior presencia de ambulancias, bomberos y agentes les hacía presagiar unas consecuencias de mayor alcance que las que finalmente se produjeron.

Una veintena de residentes en la zona comentaba lo sucedido con evidente nerviosismo. "Todo quedó en un susto, pero nos temíamos algo malo", expresaba una de las vecinas, que apuntaba como las víctimas son "vecinos de toda la vida".