La Federación Ecologista de Galicia (FEG) quiere llevar a los tribunales a los responsables del vertido tóxico originado en la depuradora de Ponte Caldelas y que mató a cientos de peces en el río Verdugo. El colectivo ha denunciado los hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente y exhorta a que se investigue tanto el riesgo que conlleva este derrame y el tiempo durante el que se llevan produciendo este tipo de accidentes, como la gestión realizada tras el accidente. Desde el colectivo apuntan que el ocurrido durante la noche del sábado al domingo "superó todos los vertidos anteriores", si bien se asegura que los incidentes son "cíclicos y repetidos".

La asociación de ámbito autonómico insiste en que la Fiscalía tiene que determinar qué garantías reúne la estación depuradora (EDAR) del municipio. Y cree preciso saber cómo actuaron las instituciones con responsabilidades durante el desarrollo del suceso, es decir, Concello de Ponte Caldelas y Xunta de Galicia. Pero para los ecologista lo más "grave" es que, según afirman, este tipo de incidentes se llevan produciendo desde hace tiempo "causando gran mortandad de peces y otra fauna acuícola". Aunque ninguna de la magnitud de esta semana.

Por ello desde la FEG incluyen en el escrito enviado a la Fiscalía que la Consellería de Medio Ambiente actúa con "pasividad" y, en concreto, se refiere a la "desidia y pereza" del servicio de Conservación da Natureza de Pontevedra, así como de Augas de Galicia. "No les resulta desconocido este problema, pero no han hecho nada por solucionarlo hasta la fecha", mantienen en la agrupación.

En términos similares se expresaron también ayer los responsables del colectivo ecologista Asociación Pola Defensa da Ría. Sopesan llevar el vertido ante la Justicia.

Asimismo, desde la Sociedade de Pesca Soutomaior se exigen "responsabilidades al máximo nivel" y la "inmediata adopción de las medidas necesarias para la recuperación del río Verdugo". Los dirigentes de este colectivo recuerdan que el derrame "causó un desastre ecológico de gran impacto, afectando sobre todo a truchas, anguilas o salmones a lo largo de todo el curso del río". También desde la agrupación de profesionales vaticinan que "las especies de la desembocadura en la ría de Vigo seguro que no quedaron indemnes".

Por otro lado, en la sociedad critican las palabras del alcalde de Ponte Caldelas, Perfecto Rodríguez, y del delegado de la Xunta en Pontevedra, José Manuel Cores Tourís. "Durante esta última temporada de pesca se detectaron varios vertidos con olor a detergente y cuyo origen parecía proceder de la depuradora, por eso avisamos tanto a Augas de Galicia como a la Guardia Civil", explican, agregando que "no se puede decir, como dijeron ellos, que la avería era imprevisible".

Mientras, la Plataforma en Defensa do Río Verdugo (Pladever) confirmaba ayer que se seguían recogiendo más ejemplares muertas, incluso lampreas. Además indicaron que la flora del río sí se había visto afectada en las zonas donde hubo más concentración del vertido, aunque en el resto parece que por el momento se mantiene viva.