La ronda urbana interior que el gobierno local (en especial el BNG) ha marcado como "gran prioridad" en materia de red viaria (por encima de la circunvalación) se ha diseñado como una carretera "abierta", de cuatro carriles, a modo de bulevar, y un máximo de 4,2 kilómetros de longitud, que atravesaría las parroquias de Mourente, Marcón y Tomeza, desde la rotonda de Montecelo de la N-541, hasta la carretera de Vigo, un kilómetro al sur de O Pino.

Los servicios técnicos municipales, la empresa redactora del PGOM y la firma que elabora el plan de movilidad han cerrado ya el trazado, las características y otros detalles de este vial que se presenta como "la principal solución para recoger todo el tráfico periurbano", así como el "eje vertebrador del futuro desarrollo urbanístico y de crecimiento de la ciudad".

Una vez resuelto su recorrido, el principal escollo es el económico, ya que harán falta, como mínimo unos 18 millones de euros: doce de ejecución y seis para expropiar los 120.000 metros cuadrados que, al menos, serán necesarios para esos cuatro carriles.

Gestiones

Una vez que, hace varios años, el Ministerio de Fomento descartó asumir este proyecto y apostó por una circunvalación más exterior (que ahora el PSOE denomina variante, dentro del eje Vilagarcía-Pontevedra-Vigo), los ojos municipales apuntan a la Consellería de Política Territorial.

El alcalde, Miguel Fernández Lores, ha solicitado ya una entrevista con la titular, María José Caride. Las primeras hipótesis es que la Xunta podría incorporar esta ronda a su Plan Director de Estradas, en fase de elaboración, pero eso no es una garantía de ejecución ni financiación.

Por ello, en el caso de que Política Territorial se desentienda del proyecto, "se haría cargo el concello", aunque por fases y con unas previsiones iniciales menos ambiciosas. Así, en lugar de cuatro se harían dos carriles (para una hipotética ampliación en el futuro) y en vez de 4,2 kilómetros, se ejecutaría un tramo central de dos, entre el hospital Montecelo y la carretera de O Pino-Bora, a la altura de la gasolinera.

Sin túneles

El concello insiste en la "prioridad" de esta carretera para desviar el tráfico que cruza la ciudad y los primeros estudios apuntan a que con dos carriles se podría paliar la situación durante un plazo de cinco años.

El último trazado dibujado por los técnicos sortea todo tipo de edificación (salvo una vivienda que se considera deshabitada), y evita estructuras (viaductos o túneles) de gran calibre. Así, se ha descartado un túnel a la altura de Montecelo y Príncipe Felipe, ya que haría imposible abrir salidas hacia estas instalaciones.

Desde la rotonda de Montecelo de la carretera de Ourense, el nuevo vial iría paralelo a la N-541 hacia el sur, pasando al oeste de Príncipe Felipe, hasta la carretera de Ponte Caldelas, muy cerca del cementerio de San Mauro. Tras discurrir paralela a la rúa das Olivas, cruzaría la carretera de O Pino-Bora, atravesaría la zona de O Marco y Lusquiños, hasta el vial que conduce a Figueirido. Desde ahí, la conexión con la carretera de Vigo depende del trazado definitivo del Tren de Alta Velocidad y los pasos viarios que incluya.

Los primeros documentos del PGOM, tras la Semana Santa

Esta ronda interior, que discurriría por el borde del casco urbano, será el eje básico de las previsiones urbanísticas que plantee el próximo PGOM, un documento cuyo avance inicial estará disponible poco después de la Semana Santa, en torno al 20 de abril.

Alrededor de la ronda se establece un amplio entramado de viales, zonas de expansión, equipamientos y actuaciones que, en su mayor parte serán financiadas por la iniciativa privada.

La importancia que el gobierno local otorga a esta ronda es tal que "sin él Pontevedra no podría resistir más crecimiento urbano".

Con respecto al PGOM, una vez definido este trazado (aunque el Plan lo plasmará con todo detalle) las previsiones apuntan a que el equipo redactor acuda al concello a mediados de abril para presentar el denominado Documento de Inicio, un paso previo al Avance y que es el que se remitirá a la Consellería de Medio Ambiente para superar el análisis de evaluación ambiental.

Aún así, probablemente en ese Documento falten dos capítulos básicos: el trazado definitivo del tren de Alta Velocidad y el de la circunvalación, ambos competencia de Fomento y aún desconocidos.