La propuesta del director xeral de Xustiza, Xulio Ignacio Iglesias, de crear un juzgado exclusivo de Violencia de Género comarcalizado que agrupe varios partidos judiciales "para contar con la carga de trabajo necesaria que justifique la creación de la nueva unidad judicial" fue aplaudida ayer por el sindicato mayoritario en Pontevedra, la CIG, que va más allá y propone que la nueva sala atienda los casos de violencia doméstica de las comarcas de Pontevedra, Marín, O Salnés y Deza.

El portavoz de esta agrupación sindical, Delmiro Durán, indicó ayer que le parece "bien" la idea de Xustiza porque el partido judicial de Pontevedra no reúne la carga de trabajo mínima necesaria para la creación de una sala exclusiva y, de esta forma, se garantizaría el movimiento de asuntos requerido y se daría servicio no sólo a los casos generados en la ciudad sino también a los de las comarcas cercanas.

En estos momentos, en cada uno de estos partidos judiciales los delitos contra las mujeres se centralizan en juzgados mixtos pero en el caso de Pontevedra el Juzgado de Instrucción número 3 se encuentra colapsado y se ve obligado a excederse de sus horas de trabajo habitual para atender todos los asuntos que le llegan.

De todas formas, la creación de un juzgado exclusivo tendrá que esperar al menos hasta el próximo año 2008. Desestimada la demanda para este año, no será hasta finales de 2007 cuando se vuelva a plantear la modificación de la Planta Judicial en la Comisión Mixta de Justicia de las Comunidades Autónomas, de donde salen las propuestas que finalmente son aprobadas por el Ministerio de Justicia.

Al respecto, Iglesias adelantó la pasada semana en una visita a la ciudad que pedirá la creación de un juzgado exclusivo comarcalizado con el fin de que se defienda a partir de 2008.

El edificio de A Parda está "desbordado"

Delmiro Durán aprovechó ayer para recordar una de las viejas demandas de su sindicato y del personal judicial pontevedrés en relación con el edificio de A Parda, del que aseguran que está "desbordado" y al límite de su capacidad. En su opinión, es necesaria ya la construcción de un nuevo inmueble con el fin de dar un servicio adecuado al ciudadano y garantizar las condiciones laborales de los trabajadores.

Esta necesidad se agudiza con la puesta en marcha de la Oficina Judicial Única, sobre la que el director xeral de Xustiza señaló la pasada semana que responde al modelo de administración de Justicia del siglo XXI y que echará a andar a final de año. La nueva sede debería estar diseñada para acoger el nuevo modelo, que apostará por servicios comunes, con 20 ó 30 funcionarios, que atenderán las necesidades de varios juzgados.