Hai que esixir que se fagan as cuestións que son de xustiza e as obras desta estrada son de xustiza dende fai moitos anos". El candidato del BNG a la Alcaldía de Moraña, Xosé Casal, arengaba de esta forma a las alrededor de doscientas personas que ayer se concentraban en la Alberguería para exigir a la Consellería de Política Territorial que dé una solución rápida al estado de abandono en el que se encuentra la carretera que comunica Porráns, en el Concello de Barro, y Moraña y que supone una importante vía de comunicación para toda la comarca.

El acto contó con el respaldo de representantes del BNG en los municipios afectados por este "problema infraestructural", Barro, Moraña, Cuntis y A Estrada, y unos doscientos vecinos, que exigieron la reanudación de inmediato de las obras de acondicionamiento de la carretera, paralizadas desde hace más de un mes y que acumulan ya un año de retraso.

Los asistentes dieron muy poca credibilidad al anuncio hecho público el pasado viernes por la delegada provincial de la consellería, Isabel Domínguez Quintás, de que hoy mismo se retomarían los trabajos después de haber recibido una resolución judicial que obligaba a desalojar la vivienda expropiada para la actuación y cuyo propietario se negaba a abandonar. En alusión a este anuncio, Xosé Casal señaló que "xa me parece coincidencia que sexa o día seguinte a que nós convoquemos esta concentración de protesta".

La comitiva estaba encabezada por el actual portavoz nacionalista en Moraña, Eloi Carramal; la candidata del BNG a la Alcaldía de Cuntis, Belén López; la candidata en A Estrada, Raquel López Doce; y los concejales de Barro Gonzalo Reboredo y María Xesús Castro. Tras concentrarse en la Alberguería, una caravana lenta de unos treinta vehículos partió en dirección al casco urbano de Santa Lucía, donde desplegaron su pancarta y se dejaron oír.