La primera "galescola" que la Vicepresidencia de la Xunta abre en la comunidad autónoma vio ayer la luz en el Concello de Portas de la mano del vicepresidente, Anxo Quintana, que visitó las instalaciones y señaló que este ayuntamiento "abre a porta a unha nova era da educación infantil en Galicia". Sin embargo, la escuela que ayer inauguró el número dos del Gobierno gallego lleva ya desde el mes de octubre funcionando en el complejo de la Azucarera y cuenta con un permiso de inicio de actividad de la Xunta como escuela infantil municipal desde enero.

El vicepresidente rehusó explicar directamente esta circunstancia pero, en su nombre, la asesora de igualdad del Consorcio Galego de Servizos da Igualdade e do Benestar explicó que las instalaciones llevan abiertas desde octubre en atención a la demanda de plazas de infantil que tenía el municipio pero lo que se inauguraba ayer era que mañana lunes se reúne el tribunal de selección de personal para el centro.

La portavoz aseguró que en los próximos días este servicio que está dado de alta como escuela infantil municipal pasará a ser una "galescola" y aseguró que en el momento de empezar a funcionar el centro de Portas ya estaba integrado en el Consorcio. Además, aseguró que la instalación sí es nueva cuando en realidad el edificio de la Azucarera lleva reformado tres años, lo que aportaron ahora son 540.000 euros para su acondicionamiento.

Una vez abierto el proceso de constitución del tribunal, se espera que esta semana se realicen los exámenes de acceso y el personal esté seleccionado en días para su puesta en marcha.

La "galescola" de Portas fue la primera pero no la única que ayer inauguró Vicepresidencia, ya que Quintana visitó unas horas más tarde los municipios coruñeses de Rianxo y Boiro para inaugurar las que allí están ubicadas. La especificidad de la de Portas es que es la única de Galicia, según aseguró la portavoz de Vicepresidencia, que ya están funcionando y están cubiertas 25 de las 41 plazas ofertadas.

Quintana estuvo acompañado en la inauguración de Portas por el alcalde, el popular Roberto Vázquez; la directora xeral de Igualdade, Carme Adán; y representantes de los grupos municipales del BNG y el PSOE. En su discurso inaugural, el vicepresidente afirmó que estos centros "materializan sobre el terreno el compromiso que asumió la Vicepresidencia de poner en marcha una auténtica red gallega de escuelas infantiles".

Estas tres primeras "galescolas" ofertan 217 plazas y dan empleo a 33 profesionales. Además, Vicepresidencia pretende abrir 15 más en el primer cuatrimestre del año que supondrán la creación de unas 700 plazas de 0 a 3 años y 104 empleos. Al respecto, Quintana señaló que estos centros "implica deixar atrás o déficit en materia de escolas infantís como un recurso básico para a igualdade e para conciliar a vida laboral e familiar" e insistió en que serán "boas escolas, con máis servizos e cunha mellor oferta educativa e pedagóxica. Van ser unha marca de garantía, de calidade, con boas infraestruturas en edificios modernos e funcionais, que constitúen espazos pensados para a aprendizaxe e a imaxinación", añadió.

Asimismo, recordó el papel de estos centros para reafirmar la "identidad". "¿Que outra identidade podía ter?", se preguntó, para añadir que "Os galegos e galegas do século XXI xa teñen onde comezar a súa educación, sen medo, sen complexos, con orgullo do seu e do seu país".

Una ratio de 73 plazas por cada cien niños del municipio

Las 41 plazas ofertadas por la nueva "galescola" de Portas supone que la tasa de cobertura de educación para niños de 0 a 3 años pasa del 0 al 73,2 por ciento en este municipio, muy por encima de la media de Galicia y España.

Al respecto, Quintana señaló que el objetivo al que aspira esta red es que permitan a Galicia acercarse a la media del Estado en el índice de cobertura, que es de 21 plazas públicas por cada cien niños, así como a la recomendación de la UE, que sitúa esta ratio en el 33 por ciento.

Esta previsión implica la creación de 121 nuevas "galescolas", con una inversión total de 33 millones de euros y la creación de 6.000 nuevas plazas y 1.200 puestos de trabajo.

Según señaló, serán "escolas de educación integral dos nenos e nenas galegas do século XXI" y tendrán tres pilares básicos: "calidade, identidade e compromiso co país".