Apenas 3.000 personas (2.600 según la Policía Nacional y 4.500 según la Policía Local) salieron a la calle para denunciar la "insostenible" situación de la atención sanitaria en Pontevedra y urgir la construcción de un Hospital Único que satisfaga la demanda asistencial presente y futura de la comarca. Una cifra que, en principio nadie quiso valorar, pero que está lejos de las expectativas creadas por la campaña de información que desarrollaron los promotores de la marcha en la capital y en distintos concellos del área sanitaria.

Merecemos o mellor Hospital. Hospital Único, 2010, el lema de la movilización, resumía las aspiraciones de los pontevedreses tanto en infraestructuras sanitarias como en horizonte temporal. Unas aspiraciones que no hacen distinciones entre sexos, edades o ideologías a tenor de la variedad de manifestantes que recorrieron ayer el centro de la ciudad, entre ellos una amplísima representación de facultativos y profesionales sanitarios del CHOP.

Precisamente varios médicos expresaron su esperanza de que los responsables "sean honestos, recapaciten y se paren a pensar" y de una vez por todas satisfagan las demandas y necesidades del área sanitaria".

Hubo críticas hacia el PSOE como las de Jorge Nogueira quien lamentaba que "si durante años en la oposición criticaron, y con razón al Partido Popular, debían tener alternativas" y también contra el PP como las del propio Nogueira y de Fernando Triana, que acusaba directamente a los populares de "convertir durante sus 16 años de gobierno a la sanidad en un páramo". Por su parte Miguel Suárez cuestionó ya no sólo lo que hizo el PP mientras gobernó la Xunta, sino las propuestas que hacen ahora por boca de su candidato a la alcaldía de Pontevedra, presente en la manifestación, "habla de un hospital de 1.000 camas, de 15 médicos y una ambulancia en un descabellado servicio municipal, cuando debería saber que la asistencia sanitaria es competencia de la Xunta y si antes había beneficencia y casas de socorro... inventarlas de nuevo es una estupidez".

Manifiesto

Angel Mario Lago, presidente de la Federación de asociaciones de vecinos "Castelao", promotora de la movilización a la que se sumaron una treintena de colectivos sociales y ciudadanos, fue el encargado de poner voz al manifiesto al final de la marcha. Un manifiesto que recogía una diagnosis de la situación y una tabla reivindicativa "inaplazable".

El portavoz vecinal enumeró los "males" del área sanitaria: una Atención Primaria deficiente y escasa de recursos, unas listas de espera cada vez más voluminosas y prolongadas, masificación de las urgencias hospitalarias y aglomeración en las consultas. Unos "males" que no hay que olvidar, tal como recordó Ángel Mario Lago, "se han agravado por la fragmentación hospitalaria" (existen dos centros separados por cinco kilómetros de distancia); "la parálisis de la inversión sanitaria en el área" y por la "presentación de un plan funcional que no responde a las expectativas creadas" ni en número de camas, ni en recursos y dotación tecnológica ni en cartera asistencial.

Ante esta situación urge, recalcó públicamente Ángel Mario Lago, "que se declaren de interés prioritario supramunicipal las obras necesarias para afrontar la consecución de un Hospital Único en 2010, garantizando accesos adecuados y aparcamiento público", además de abrir de inmediato una negociación en la que participen todas las administraciones implicadas en el proyecto (Consellería de Sanidade, Diputación Provincial y concellos del área).

Estas dos medidas "inaplazables" deben ir parejas a la remodelación del Hospital Provincial y la redefinición de sus usos, que en cualquier caso deben ser sanitarios y la adecuación y redimensionamiento del área de Urgencias para evitar la situación de sobresaturación permanente que padece en la actualidad,

El manifiesto por "la mejora urgente de la sanidad pública de Pontevedra y su área sanitaria" incluyó también dos reivindicaciones complementarias: la implicación de la Consellería de Educación para que el Hospital Único obtenga el rango de Hospital Universitario y para consolidar la Escuela de Enfermería y la recuperación de los usuarios desviados a otras áreas "dado que repercute en los ratios de inversión y en la capacidad de creación de puestos de trabajo.