El edificio de "minipisos" que una sociedad cooperativa pretende utilizar como residencia geriátrica en O Gorgullón dispondrá de un total de 49 habitaciones o pequeños apartamentos que oscilan entre los 17 y los 33 metros cuadrados, así como diversos servicios comunes, según el proyecto que la promotora ha remitido ya al concello para obtener la licencia urbanística de construcción.

Esta residencia se levantará en un solar de algo más de 600 metros cuadrados que la sociedad Soremay Berguer S. L. adquirió al concello en abril de 2006 por 1,6 millones de euros. Esta parcela fue subastada en su día por el ayuntamiento y se adjudicó a esta cooperativa (frente a ofertas residenciales de mayor cuantía económica) por la preferencia de los "fines sociales".

Básicamente, se trata de construir un edificio de "minipisos" para jubilados, mediante una cooperativa de los propios promotores. Cuando se adjudicó el solar se apuntaba un grupo de 57 jubilados.

El edificio tendrá tres sótanos un bajo y cinco plantas. En los tres sótanos, además de instalaciones diversas, habrá unas 35 plazas de aparcamiento, mientras que el bajo albergará despachos, la recepción, una zona de estar (la más grande del edificio, con 280 metros cuadrados), la zona de dirección, y un área médica con enfermería y consulta.

En la planta baja, además de cuatro habitaciones, alguna con terraza, se habilitará la cocina y el comedor común, que dispondrá también de terraza.

Las plantas 2, 3 y 4 se destinan básicamente a "minipisos" de varios tamaños. Los hay sólo de dormitorio y aseo, otros con terraza, algunos con el añadido de sala de estar y algunos con todas las dependencias. Cada una de estas tres planta albergará 12 apartamentos. En cada una habrá sus respectivas salas de estar.

Por último, el ático contará con 9 habitaciones y diversos servicios comunes para los residentes, como una enfermería, un baño geriátrico y su correspondiente sala de estar, según se describe en el proyecto, fechado el pasado mes de enero.

El presupuesto para construir este inmueble rondará los tres millones de euros, a los que se deben sumar la inversión en la parcala, de 1,6 millones más. Supone una media de unos 90.000 euros por "minipiso".

Un centro de día público en el mismo barrio

Mientras una cooperativa privada promueve una residencia geriátrica en O Gorgullón (dentro del polígono residencial de Ponte Bolera), la Xunta pretende abrir en los próximos meses un centro de día público a escasos metros de distancia.

Se trataría, en principio, de un servicio para atender paralíticos cerebrales, según los datos que maneja el concello, que sería el encargado de ceder los locales a la Xunta.

En virtud de los convenios urbanísticos en Ponte Bolera, el ayuntamiento dispone de 950 metros cuadrados repartidos en dos bajos.

Parte de ese espacio se reserva para crear un centro cívico-social para los vecinos y asociaciones de la zona, y otra parte se destina a ese centro de día, cuyo objetivo es atender durante unas horas a estos discapacitados.