L. Dopazo Ruibal / MARÍN

Decenas de vecinos se unieron ayer al homanaje póstumo a Román Pintos Lusquiños y María González Rubido, con la colocación de sendas placas en dos calles de Seixo próximas a Camiño Vello. Fueron muchos los familiares, amigos y ex-alumnos los que se dieron cita para recordar a estos dos vecinos ilustres que, de maneras muy diferentes -RománPintos, como maestro y practicante, María González con la donación de numerosos terrenos- aportaron tanto a la parroquia. Durante el acto, tomaron la palabra los concejales de Cultura y Medio Rural de Marín.