El presidente del Colegio de Médicos de Pontevedra, Isidro Lago Barreiro, aseguró ayer que las investigaciones realizados por este organismo en el Complejo Hospitalario de la ciudad (CHOP), "ponen de manifiesto que no se ha dejado de operar a ningún paciente oncológico para aliviar las listas de espera".

De esta forma, el colectivo de facultativos de Pontevedra niega las acusaciones que el PP realizó la pasada semana, en las que denunciaba esa supuesta práctica por parte del Sergas. Isidro Lago Barreiro, que es también secretario general del Consello Galego de Colexios Médicos, calificó de "desafortunadas e inciertas" esas declaraciones del PP y las rechazó por "atacar gravemente a la honorabilidad y a la ética profesional de los médicos, para los que prima la vida del paciente sobre cualquier cuestión administrativa o de gerencia".

Por su parte, el propio Consello Galego de Colexios Médicos ha emplazado a los populares a presentar "pruebas fehacientes" de sus acusaciones, al tiempo que solicita a la Consellería de Sanidade que impulse una comisión de investigación que aclare esas declaraciones, "ante la alarma social que pueden generar".

Este Consello se ofrece a participar como garante de transparencia en la elaboración de ese informe y deplora "la utilización política de la sanidad en beneficio de intereses partidistas".

El presidente del consello, el pontevedrés Luis Campos Villarino, considera que detrás de esta polémica se esconden "las deficiencias denunciadas de forma reiterada por las organizaciones profesionales: precariedad laboral, escasez de recursos técnicos, falta de camas, financiación insuficiente, listas de espera, sobrecarga asistencial o marcha de facultativos a otros países".