En el tramo entre San Caetano y el Río Rons, la nueva plataforma se aleja progresivamente de la vía actual por su lado izquierdo, hasta alcanzar una separación máxima de unos 20 metros, espaciamiento que permite ejecutar el nuevo puente sobre el río Rons sin afectar al puente existente. Como en el caso anterior -sigue el estudio informativo- con la nueva disposición del trazado se consigue reducir al máximo la afección directa sobre edificaciones próximas a la plataforma, especialmente en el caso de las instalaciones de la fábrica de piensos situada a la izquierda de la plataforma, viéndose únicamente afectada una edificación pegada al lado derecho de la vía actual. Desde este punto kilométrico 5+500 hasta el final, donde se conectará con el trazado del tramo ferroviario que llega hasta Portela, se prevé utilizar el lado derecho de la plataforma actual para alojar la segunda vía.

En la memoria descriptiva se incorpora un resumen económico que muestra que esta nueva alternativa resulta más barata que la anterior, un abaratamiento que se debe en buena parte a que se aprovecha el corredor actual.

Las expropiaciones pasan de 1,7 millones de euros a casi cuatro veces menos, 465.000 euros, mientras que el proyecto total, en un principio de 54,2 millones de euros, se reduce a 46.662.245 euros.