Las estadísticas pronostican que dentro de una década se dupliquen los centenarios en Ourense

Una investigación halla patrones comunes en 149 ourensanos que pasan del siglo de vida: son “amigos” de la comida grasienta, pero con moderación; “adictos al trabajo” y con una filosofía de vida acorde al ‘maloserá’

Laura Fernández, 101 años y una hora diaria de bici y rosario: "Me dijeron que no volvería a caminar"

Un grupo de mayores disfrutan de la conversación en un parque de Ourense.

Un grupo de mayores disfrutan de la conversación en un parque de Ourense. / Iñaki Osorio

Ourense tendrá dentro de una década el doble de centenarios que en la actualidad. La provincia de Ourense avanza en el reto de convertirse en la sexta ‘blue zone’ (zona azul) del mundo. Así se llaman los cinco destinos del planeta que cuentan con unas tasas de centenarios elevadas en su territorio, con condiciones de vida estudiadas y acreditadas que convierten a estos lugares en laboratorios de longevidad.

La asociación Ourensividad, formada principalmente por profesionales sanitarios, investiga sobre el terreno las circunstancias de las personas mayores de 100 años en la provincia. Ya tienen resultados preliminares de un estudio pionero que ha elaborado un censo real del número de centenarios ourensanos. A la par, las proyecciones de población que acaba de publicar el Instituto Nacional de Estadística (INE) prevén que en 2039, dentro de 15 años, haya en Ourense un total de 662 personas que pasarán del siglo de vida. A corto plazo, la tendencia en aumento anima a los investigadores en la meta de convertir a Ourense en ‘blue zone’.

El pico, en 2037

Los más de 600 centenarios que el INE prevé en su metodología de proyecciones demográficas suponen el doble de personas mayores de 100 años que las registradas en la actualidad, cerca de 300. El pico, según las previsiones estadísticas, se situaría en 2037 con un total de 700 ourensanos que superan el siglo de vida.

Sin llegar tan lejos, dentro de una década, el número de personas centenarias ya se duplicaría. Así, para 2034, está previsto que 597 ourensanos alcancen los 100 años, siempre según el INE.

Loma Linda (California, Estados Unidos), Cerdeña (Italia), Okinawa (Japón), Icaria (Grecia) y Nicoya (Costa Rica) son esos cinco lugares del mundo a los que Ourense se asemeja por su alta tasa de centenarios y la elevada esperanza de vida que se registra en estos territorios. La asociación Ourensividad, en ese reto por convertir a Ourense en ‘zona azul’ ya dispone de resultados preliminares de la investigación coordinada por el médico de Atención Primaria Roberto Álvarez, en la que participa una muestra de 149 centenarios de la provincia. Estas primeras conclusiones son positivas para lograr la acreditación mundial de zona azul.

El objetivo de Ourensividad, en colaboración con la Diputación de Ourense, es medir las condiciones de vida de estas personas, mediante una metodología que recoge entrevistas personales en las que se pregunta por parámetros relacionados con alimentación, salud o condiciones económicas.

centenarios W

centenarios W / Faro

Reclutadores en el médico

El primer paso ha sido depurar los datos disponibles en los registros oficiales. La investigación de Ourensividad halló que las estadísticas necesitaban corrección en las cifras para saber si las personas de 100 o más años contempladas en el censo poblacional eran las correctas. Ha sido un año de trabajo a través de reclutadores del Sergas, principalmente a través de los cupos de enfermeros de Atención Primaria. “Trabajamos sobre 280 centenarios en la provincia, que son unos 100 menos que los registrados por el INE”, explica el médico Roberto Fernández Álvarez. La principal hipótesis de este desfase, que según los investigadores no afecta a la investigación, es que algunos centenarios de concellos rurales emigraron a cabeceras de comarca y no se dieron de baja en el padrón de su lugar de origen.

Una vez se acercaron a la realidad de los 280 centenarios, elaboraron tres borradores distintos para pasar el filtro de un comité de ética. “Hemos ido enfermero por enfermero en los cupos médicos de Ourense, ha sido un proceso complicado”, explica el investigador.

Duermen bien

El estudio, que aún está en una fase inicial de entrevistas, ya permite abordar hipótesis provisionales a los expertos. No existe un patrón de alimentación único en los centenarios de la investigación, tampoco tienen trastornos del sueño. Roberto Álvarez indica que sí existen unos “elementos prolongevos” que “compensan” otras variables. En este sentido, anota que “los centenarios son muy amigos de la grasa, pero también amigos de la moderación”. Cita como “chocante” que en las entrevistas realizadas en el estudio “parece que todos los centenarios comen poco”. Este patrón coincidiría, por ejemplo, con la dieta de los habitantes de Loma Linda, la quinta ‘blue zone’ que se caracteriza por ser frugal.

Licor café, poco

Hay otras variables de hábitos que coinciden. “Se repite el patrón de una filosofía de vida relacionada con la resolución de problemas. De alguna manera, predomina un enfoque de que son conscientes de que pueden suceder cosas malas en la vida, pero encuentran solución. Una especie de ‘maloserá’, son actitudes resilientes”, argumenta el investigador.

Otro patrón que hallaron es la “gran laboriosidad”. El experto que coordina el estudio de Ourensividad va más allá y afirma que los centenarios ourensanos “fueron adictos al trabajo”. Dentro de estas condiciones laborales, también se repite que la mayoría pertenecen a familias de pocas posibilidades económicas, por lo que han emigrado para salir de la pobreza.

El estudio elimina otro mito. “Todo esto que se comenta de que beben licor café y otras bebidas, nada. Encontramos en el estudio que son muy poco consumidores de alcohol”.

Los entrevistadores continúan su ruta por la provincia recogiendo parámetros de condiciones de vida. La grabadora les acompaña: en audio registran todo aquello que, a mayores de lo planificado en el estudio, quieran contar los ourensanos con un siglo de vida. Esta metodología cualitativa pone la guinda de un proyecto que sigue buscando los porqués de la longevidad ourensana.

Imagen destacada
Roberto Álvarez, médico e investigador principal

“Contrariamente a Ourense, en otras zonas azules decrecen las proyecciones”

Roberto Álvarez, miembro de la asociación Ourensividad, es el investigador principal del proyecto que mide los patrones de la longevidad ourensana. Es médico de Atención Primaria en Ourense y conoce de cerca la realidad de los mayores de la provincia, gracias a su faceta profesional.

No es la primera vez que se hace cargo de una investigación de este tipo, pero sí se estrena con el estudio de la longevidad. “Mi tesis doctoral se centró en entrevistar a mayores, ahí ya me hacía a la idea de que había un factor protector que estaba por definir de una especie de actitud ante la vida de las personas mayores. Ahora, esa resiliencia hallada en este estudio, parece que confirma lo que pensaba”, señala.

Aunque han elaborado su propio censo a través de los cupos médicos de la provincia, como experto en longevidad, da veracidad a los datos de proyecciones demográficas que publica el INE y que prevén el doble de centenarios en Ourense dentro de una década. “No solo eso, hay fuentes demográficas que dicen que puede ser así el crecimiento. Y, contrariamente, en otras zonas azules la proyección de centenarios es decreciente”, apunta.

Suscríbete para seguir leyendo