Cazan al kamikaze que circuló en sentido contrario por la A-52 este fin de semana tras cometer otra infracción

Además del susto en varios de los conductores, el recorrido del vehículo provocó la salida de la calzada de uno de ellos, y las maniobras bruscas evasivas de otro para evitar la colisión

Un agente de la Guardia Civil registra el vehículo del conductor kamikaze de la A-52.

Un agente de la Guardia Civil registra el vehículo del conductor kamikaze de la A-52. / Guardia Civil

R. V.

En la madrugada del pasado sábado varios usuarios alertaban de la conducción en sentido contrario de un vehículo por la A-52.

Diversas llamadas de particulares al 112 y a la propia central de tráfico de la Comandancia de la Guardia Civil de Ourense, situaban dicho vehículo entre los 20 kilómetros que separan las salidas de Barbantes y las de Ourense, circulando por los carriles reservados al sentido Vigo, pero haciéndolo en sentido Benavente.

Además del susto en varios de los conductores, el recorrido de dicho vehículo provocó la salida de la calzada de uno de ellos, y una situación real de peligro en otro, que tuvo que realizar maniobras bruscas evasivas para evitar la colisión.

El operativo policial desplegado no consiguió detectar al vehículo infractor, del que solo se aportaba la marca y la posibilidad de un color claro sin llegar a determinar nada en concreto.

Cazado por otra infracción

Horas después, una patrulla del destacamento de tráfico de Ourense procedía a parar a un vehículo, en la OU-525 a su paso por San Cibrao das Viñas, por comisión de infracción consistente en no respetar una línea longitudinal continua. Las pruebas de alcoholemia al conductor arrojaron tasas de 0.76 y 0.77 mg/l en aire espirado -triplicando la tasa permitida-

Tras las labores de visualización de cámaras, cotejo de datos en diferentes lectores de matrículas, así como el apoyo testifical de diferentes conductores que aportaron detalles muy significativos del kamikaze, finalmente se comprobó que el infractor ebrio era el mismo que había circulado varios kilómetros en sentido contrario por la A-52 el pasado fin de semana.

Así que, este martes se ha procedido a la investigación de este varón de 53 años, vecino de Padrenda (Ourense), al que se le imputa un delito de conducción con temeridad manifiesta con penas de prisión que van desde los seis meses a los dos años, y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años, además de otro delito de conducción superando las tasas de alcohol establecidas.